20.5 C
Pereira
martes, agosto 9, 2022

De nada sirve

Es tendencia

Es urgente

Ojalá, no pase

Empieza la era Petro

- Advertisement -

Esta semana este periódico publicó en una de sus páginas un halagador informe de la Octava Brigada del Ejército, sobre el resultado de sus acciones en el Eje Cafetero contra las organizaciones criminales que operan en la región y los efectos que esto tiene en sus finanzas.

Dice la información que en los primeros seis meses de este año, la Unidad Militar ha logrado, previo un juicioso trabajo de inteligencia y seguimiento a los grupos al margen de la ley, y a las naturales operaciones de control territorial que ella ejerce, la captura de 598 responsables de la comisión de delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, de extorsión y explotación ilegal de recursos naturales y yacimientos mineros.

Añade el informe que con estas capturas las finanzas de las organizaciones intervenidas por la acción militar, se han visto afectadas en una cifra cercana a los 7.600 millones de pesos, y que, con la incautación de equipos y elementos utilizados para sus actividades ilícitas, esta cifra puede sobrepasar los 10.000 millones.

En el solo departamento de Risaralda, tal vez en donde menos logros reportan las autoridades militares, se han captura 90 personas señaladas de pertenecer a grupos delincuenciales que operan en esta región y responsables de delitos de narcotráfico, de explotación ilícita de yacimientos y de ser miembros de grupos alzados en armas como el GAO-ELN.

Sin duda, este reporte envía un mensaje de esperanza en la lucha que las autoridades libran contra las organizaciones criminales que se han ido adueñando de casi todo el territorio del país y que con su poder económico y capacidad de intimidación han logrado cada día ir creciendo sus extensas y perversas líneas ramificaciones.

Sin embargo, queda la inquietud de cuántos de los 600 detenidos y puestos en manos de la justicia, están hoy judicializados formalmente o al menos sus procesos avanzan normalmente y puede esperarse que después del trámite correspondiente, la sociedad pueda estar segura de que no van a continuar causándole el mal que le han hecho.

Decimos esto, porque si la acción de las autoridades se queda en una captura y no se lográ avanzar en el proceso de establecer la responsabilidad de los capturados e imponer las penas que contempla la ley, nada se habrá ganado en la desarticulación y desmantelamiento de las organizaciones criminales que actúan en la región.

De nada sirve, distinto a haber dejado en los archivos de la institución y en las páginas de los medios de comunicación el registro de haber capturado 600 personas vinculadas con el crimen y unos cuantos equipos utilizados para esta actividad, si al día siguiente estos sujetos están, además con todos sus elementos decomisados, nuevamente en libertad cometiendo no solo los mismos delitos, sino otros peores. 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -