18.4 C
Pereira
lunes, agosto 15, 2022

De mal en peor

El incendio ocurrido esta semana de un articulado del Megabús repleto de gente en una céntrica calle de la Ciudad, sumado a otro hecho igual de un bus alimentador en la vía entre La Virginia y Cerritos; son dos hechos que dejan en evidencia una vez más los graves problemas que tiene el Sistema y el progresivo deterioro del servicio.

Afortunadamente, ninguno de los dos hechos dejó consecuencias que lamentar desde el punto de vista humano, porque se conoce bien el pánico que pueden generar entre los pasajeros las llamas en un vehículo que tiene un sistema de evacuación muy pobre, y la estampida tratando de alcanzar la calle antes de que la conflagración alcance los espacios donde van los pasajeros.

Lo preocupante de estos hechos es que no son aislados, sino se que vienen a añadir a una serie de deficiencias y problemas que viene mostrando desde hace muchos días el sistema de transporte masivo de pasajeros de la Ciudad, y que cada día alejan más a los usuarios del servicio.

Como lo anotaban algunas personas consultada por este diario en un informe periodístico sobre el estado del sistema, que se publicó esta semana, el servicio es cada vez más deficiente. Según los entrevistados, la frecuencia de los itinerarios es todos los días más espaciada, las rutas alimentadoras no responden a ninguna programación, los articulados están cada día más deteriorados, las estaciones son foco de suciedad y malos olores, el piso de la vía es una vergüenza y la inseguridad campea a todo lo largo del recorrido.

Todo esto sumado a que tanto la empresa Megabús como los operadores no parece importarles la mala calidad del servicio y mucho menos las pésimas condiciones de los articulados y de los elementos propios de la operación. Cada día hay más buses en los parqueaderos de la empresa esperando que otro se dañe para ver si entre todos se hace uno que ruede, y más estaciones en condiciones lamentables.

Cómo explicar, por ejemplo, que las principales estaciones hayan permanecido casi un año sin los vidrios de protección, luego de que la horda salvaje que recorrió la Ciudad durante las protestas los destruyera, indispensables no solo para garantizar el abordaje de los pasajeros, sino la seguridad contra los delincuentes; porque supuestamente la compañía de seguros no había desembolsado el valor de la indemnización.   

Mientras tanto, mas usuarios se bajan del sistema y resuelven su problema de transporte comprando una moto, o recurriendo al transporte pirata, o haciendo grupos entre vecinos, o adquiriendo su propio vehículo, con el agravante, para el Sistema, que jamás volverán a él por lo menos con la periodicidad de antes.

Es urgente, pues, ponerle mano inmediata a los graves problemas que tiene el Sistema y no, como lo dijo el Gerente del Megabús, esperar a que el año entrante se venza la concesión de la Cuenca de Cuba y el nuevo operador renueve todos los articulados; porque a lo mejor para entonces ya no encuentre usuarios que transportar.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -