18.4 C
Pereira
martes, febrero 7, 2023

¿Cuál era el afán?

Por fortuna el Gobierno nacional retiró el mensaje de urgencia que había enviado al Congreso y ahora el proyecto de reforma al llamado Código Electoral se tramitará de manera ordinaria. Era casi un atropello estudiar y aprobar una iniciativa que no solo tiene 377 artículos, sino que hace cambios sustanciales a la política electoral del país.

La sensatez de algunos miembros de la Alianza Verde e inclusive del Pacto Histórico, hizo recapacitar al Ejecutivo y retirar lo que parecía la peor afrenta a la independencia del Congreso, a la capacidad deliberativa de sus miembros y al derecho a disentir de los integrantes de la coalición de gobierno.

Así se dijera que el proyecto es el mismo que ya había aprobado el Congreso en el período anterior y que la Corte declaró inexequible no por vicios de fondo, sino en su trámite, y que por tanto ya está estudiado y debatido, y no necesita más que subsanar los defectos de forma; esta es una iniciativa que toca aspectos fundamentales de la vida democrática del país.

Un número no pequeño de congresistas del Pacto de Histórico pidieron, en carta dirigida al presidente Petro, repensar el proyecto, porque tal como esta “no responde completamente a lo señalado en el programa del gobierno para resolver las necesidades de cambio en la gestión de las elecciones”.

La otra observación válida y oportuna la hizo la Misión de Observación Electoral (MOE) que anotó la inconveniencia de discutir esta iniciativa en medio de la campaña electoral que ya empieza a desarrollarse. “Es completamente innecesario e inconveniente, dijo la Misión, generar incertidumbre sobre las reglas del proceso electoral de las elecciones locales del 2023”.

Por lo demás, quedan la duda sobre la afirmación de algunos congresistas en el sentido que el proyecto parece responder solo a los intereses del actual Registrador Nacional y, más grave aún, sobre lo dicho por la representante a la cámara de la Alianza Verde, Catherine Juvinao, que el Gobierno, con el mensaje de urgencia, le está pagando un favor al registrador Alexander Vega.

También queda en el ambiente la aseveración de que el doctor Vega lo que busca es, de un lado convertir los registradores en autoridades electorales de libre nombramiento y remoción, así como ampliar exageradamente la planta de personal de la entidad, y del otro, aprobar el voto anticipado por correo y de manera electrónico porque esto implicaría la compra de un nuevo software electoral, negociación que le correspondería hacer a él.

De todas maneras, ojalá el nuevo espacio para el estudio y la discusión del proyecto que abre la eliminación del mensaje de urgencia sirva para que el Gobierno aclare las dudas, recoja las observaciones de sus propios amigos, corrija el rumbo y ajuste el articulado a lo que realmente sirva para modernizar el sistema electoral colombiano y eliminar tantos vicios que se han formado a su alrededor.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -