15.2 C
Pereira
miércoles, septiembre 28, 2022

Crecen los homicidios

Según un reciente informe del Instituto de Medicina Legal, entre el primero de enero y el 31 de marzo del presente año han asesinado en Pereira a 22 personas, tres más de los casos ocurridos en el mismo período del 2020 y lo que significa que, en promedio, cada cuatro días un pereirano pierde la vida producto de una acción criminal.

Puesto esto en el contexto nacional, nuestra ciudad se coloca en el décimo lugar dentro de las ciudades del país con mayor número de asesinatos, muy por encima de capitales similares a la nuestra como Manizales que tuvo, según la misma fuente, trece homicidios durante el mismo período de este año.

A esta alta tasa de homicidios hay que agregarle los ocasionados en Dosquebradas, una ciudad que está necesariamente atada a Pereira y que lo sucedido allí es como si hubiera pasado aquí y que afecta igual el ambiente y la percepción de inseguridad en el área metropolitana, y que, para el primer trimestre del año, fueron 12, un número casi igual al de la capital de Caldas, una ciudad muchísimo mas grande que nuestra vecina.

Ahora, revisadas las causas del alto número de asesinatos en la Ciudad, se aprecia que la primera motivación es el ajuste de cuentas y la guerra por el control del territorio y el mercado entre las organizaciones criminales que se dedican al tráfico, distribución y comercialización de la droga, lo que confirma una vez más los macabros efectos de esta oscura actividad en Pereira.

Pereira es una de las ciudades del país con más alto nivel de consumo de estupefacientes, donde más temprano se están iniciando los jóvenes en el uso de las drogas y quizás donde menos han logrado hacer las autoridades para controlar la organizada red de distribuidores y comercializadores en las cercanías de lo colegios, para desmantelar las ollas donde se expende la droga y para desterrar las organizaciones que se han asentado en la ciudad y que la han convertido no solo en sede de su operaciones, sino en lugar para sus gigantescas inversiones.

Aquí estas organizaciones delictivas funcionan prácticamente a la luz del día, se sabe donde tiene sus centros de distribución, se conocen cuáles son sus zonas de operación, cuáles las de abastecimiento, cuáles las llamadas barreras invisibles, y también se tienen identificados sus cabecillas, y, ahora, se sabe cuantos muertos pone el grave problema de las drogas.

Pereira y Dosquebradas no pueden seguir siendo el escenario de los ajustes de cuentas y de los cobros de deudas del narcotráfico, mientras quedan ante el país y el mundo como un lugar invisitable, vedado para el turismo, peligroso para los negocios y fuente de inseguridad e intranquilidad; por eso, es necesaria una acción decidida y articulada de las distintas autoridades para atacar un problema que le está causando un infinito mal a la ciudad.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -