20.4 C
Pereira
viernes, agosto 19, 2022

Crecen las preocupaciones

A pesar de las sucesivas visitas del Ministro del Deporte y de los altos funcionarios de esa cartera y de los partes de tranquilidad del Gobierno, las preocupaciones en torno a la organización, preparación y realización de los Juegos Deportivos Nacionales que se deben realizar en el Eje Cafetero en el mes de noviembre del año entrante, cada vez son mayores.

El tiempo avanza y las dudas sobre la construcción de los nuevos escenarios y la reparación y modernización de los que ya existen, crecen principalmente porque los procesos de contratación ni siquiera han empezado y los presupuestos originales en nada se parecen a los de hoy.

Es claro que mientras estén vigentes las limitaciones para contratar que impone la ley de garantías, no es posible adelantar las licitaciones y procesos de contratación; pero también lo es que los días corren, las obras en no pocos casos son grandes y complejas, los trámites de legalización de contratos son demorados y los costos están disparados.

Siendo optimistas unos procesos de licitación que se abran en julio, una vez pase la segunda vuelta y se levante la ley de garantías, se estarán cerrando en septiembre, adjudicando en octubre y contratando entre noviembre y diciembre, para empezar obras en enero del año entrante. Esto significa un tiempo de ejecución de solo diez meses que solo los expertos sabrán decir si son suficientes para ejecutar las obras y poder cumplir con las justas deportivas.

Ahora, a nadie escapa que con la pandemia, con los paros y bloqueos que dejaron las protestas sociales y con la desenfrenada alza de los materiales y productos de construcción, los costos de las obras que son necesarias realizar para poder cumplir con el compromiso adquirido por la región de realizar unos buenos juegos nacionales, han crecido significativamente.

El Gobierno Nacional dijo en su momento que los recursos para la construcción de las obras y la adecuación de las regiones, estaban asegurados; pero nada ha dicho si los dineros para adecuar los presupuestos a las nuevas realidades económicas, también están garantizados, entre otras cosas, porque estos recursos adicionales deben salir del presupuesto del año entrante que será tarea del nuevo gobierno.

El gobierno Duque, así lo ha reiterado una y otra vez el Ministro del Deporte, está comprometido con la realización de los Juegos, pero nadie sabe cuál será la posición y el compromiso del nuevo Gobierno frente al tema y si habrá o no adición presupuestal para cubrir la diferencia generada por las alzas en los costos de construcción de los escenarios.

Ojalá, no pase lo que lamentablemente ha sucedido con todos los últimos Juegos Nacionales programados y especialmente con los de Ibagué, que ni siquiera se pudieron hacer porque los escenarios no estuvieron listos para la fecha establecida. Las inquietudes no son pocas y las preocupaciones cada vez son mayores.

Artículo anteriorLos pueblos nuestros
Artículo siguienteParece una tumba, pero es el mar

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -