25.4 C
Pereira
martes, septiembre 27, 2022

Crece el delito

No pueden ser más reveladoras del estado de inseguridad que vive la Ciudad y su área metropolitana, que las cifras que acaba de divulgar la Policía Metropolitana sobre el comportamiento de los delitos de alto impacto en el presente año.

Según el informe oficial, entre el primero de enero y el 26 de junio de este año, las autoridades conocieron de 1.553 delitos de hurto a personas, dato que comparado con el del mismo período del año pasado, cuando se presentaron 1.086 casos de estos, significa un aterrador incremento del 43%.

Un comportamiento parecido tuvo en los primeros seis meses de este año, el robo de vehículos. Mientras en el 2021 se presentaron en la Ciudad 71 de estos casos, en igual período de este año, la cifra los registros subieron a 106 hurtos, lo que quiere decir un aumento de casi el 50%.

Pero lo más preocupante de todos estos datos es que están muy lejos de reflejar la verdadera realidad de este delito en Pereira. Las estadísticas demuestran que un porcentaje muy bajo de quienes han sido víctimas de los delincuentes, especialmente en la calle, recurre a las autoridades a poner el denuncio respectivo.

Por diversas razones que van desde la dificultad para poner un denuncio, hasta la falta de confianza en la autoridades, y pasando por los muy pobres resultados de las investigaciones y los procesos que adelanta la Justicia contra los responsables por estos delitos, la gran mayoría de las personas que son robadas o atracadas, no pone el denuncio.

El común de la gente prefiere irse para la casa y quedarse con el susto y con la rabia, que perder el tiempo haciendo cola en una Inspección de Policía o en una Fiscalía, para poner una denuncia de la que se sabe de antemano que no conduce a nada y solo sirve para engrosar las estadísticas que llevan las autoridades.

Ni siquiera sirve cuando, gracias a la rápida y eficaz reacción de la Policía, se captura a los autores del delito, porque una vez son puestos a disposición del respectivo juez de control de garantías, son dejados en libertad al día siguiente con el facilista argumento que no son un peligro para la sociedad.

Está, pues, la Ciudad ante una situación que, no por dramática, refleja la verdadera situación de inseguridad que vive la Ciudad, con un mayúsculo agravante y es que mientras los que permanecen encerrados sean los ciudadanos de bien y en la calle estén los delincuentes, este delito no se va a acabar y la inseguridad va a seguir creciendo.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -