18.4 C
Pereira
lunes, agosto 15, 2022

Buen regreso

Pereira y el Departamento vivieron una Semana Santa mucho más allá de lo que todos deseaban y esperaban. Excelente organización, mucha puntualidad, extraordinaria participación, devoción, mucho recogimiento, seguridad, pocos hechos de sangre y hasta unos días con buen clima.

Después de dos años en que los actos religiosos y las expresiones habían estado ausentes, por el encierro y las limitaciones que obligó la pandemia del covid-19 y las recomendaciones de las autoridades de salud, los pereiranos y risaraldenses vivieron nuevamente una Semana Santa como pocas.

Tanto los actos tradicionales realizados en todas las parroquias e iglesias del Departamento, como las procesiones organizadas para rememorar la pasión y muerte del Jesucristo, así como su resurrección, tuvieron una masiva participación de los feligreses y especialmente un recogimiento poco usual.

Fue como un verdadero renacer de una tradición cristiana que se conmemora en todos los países del mundo. Es como si la pausa obligada ante los riesgos de un crecimiento en los contagios, hubieran despertado o fortalecido las viejas creencias que millones de seres en el planeta y cientos de miles de risaraldenses profesan y cada año renuevan en esta época.

Hubo que ver la devoción con que los pereiranos fueron a los templos y se volcaron a las calles a ver pasar las procesiones y a seguir el recorrido de las imágenes que rememoran los días de dolor y la resurrección triunfante de Jesús para cumplirse lo que está escrito en las santas escrituras, y el recogimiento de quienes participaron en todos los actos, para saber  que la de este año fue una Semana Santa como hace muchos años no se celebraba.

Y no fue solo desde el punto de vista religioso. La Ciudad y el Departamento vivieron también un verdadero renacer en su actividad económica, especialmente desde el punto de vista turístico y comercial. A Pereira y Risaralda llegaron más de 50.000 personas atraídas por su tradicional belleza y por la bien ganada fama de los actos religiosos, que llenaron los hoteles, que visitaron los sitios turísticos, que comieron en los restaurantes, que compraron en el comercio y consumieron en los supermercados.

Para completar el buen suceso en todos los aspectos de los días santos, el Departamento gozo de seguridad y tranquilidad, y en las vías de Risaralda no hubo hechos que lamentar. Los actos delictivos así como los accidentes de tránsito fueron la excepción y por fortuna poco graves.

El regreso, pues, de la Semana Santa presencial y con toda su tradición, llena de turistas que vinieron bien a disfrutar de una conmemoración que tiene ya renombre nacional o bien a aprovechar de una región y de un clima sin igual, y en paz y tranquilidad, fue, gracias a las autoridades civiles, religiosas y de policía, y a los sectores empresarial y comercial, todo un éxito.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -