17.4 C
Pereira
viernes, octubre 7, 2022

Buen balance

Independiente de la considerada alta cifra que costaron las celebraciones de los 159 años de la Ciudad y de si la mayoría de los pereiranos tenía o no razón cuando rechazó el calificativo que el Gobierno de la Ciudad le diera a las fiestas, de “las del chupe”; hay que decir, primero que tuvieron una masiva participación de los habitantes y segundo, que en general la gente tuvo un buen comportamiento.

Todas las presentaciones populares, los conciertos, los festivales, los desfiles, las exposiciones, la muestra gastronómica y en general los eventos de entretenimiento, contaron con la presencia masiva de los pereiranos, se realizaron a la hora programada y estuvieron conforme a lo que se había anunciado.

Adicionalmente, excepto escasas riñas entre personas más fruto del exceso de licor y de la intolerancia que se ha adueñado de las relaciones entre los miembros de la comunidad, que de problemas mayores, todos los eventos transcurrieron en calma y el comportamiento de los asistentes, a pesar de consumo de alcohol que por supuesto lo hubo, fue muy aceptable.

De otro lado, la Ciudad vivió sus fiestas aniversarias y los pereiranos disfrutaron de una semana de jolgorio, con un buen clima de seguridad. Salvo una víctima en un accidente de tránsito en Cuba, un homicidio en Dosquebradas y un suicidio en el centro, todos ajenos a las propias celebraciones, no hubo durante el fin de semana cuando se realizaron los principales eventos populares, hechos mortales que lamentar.

Y en lo que tiene que ver con los delitos callejeros o de ocurrencia diaria como los robos a  personas, los atracos, los hurtos de vehículos, los fleteos, las riñas callejeras y los maltratos de pareja, no hubo registros ni denuncias extraordinarias que hagan pensar que las fiestas aniversarias generaron un aumento significativo en estas conductas.

Por el contrario, por un lado el plan diseñado por las autoridades y por la Policía, rindió sus frutos y por el otro, se demostró que es posible celebrar y disfrutar de unos eventos masivos e inclusive con consumo público de licor, sin que se presenten delitos graves o hechos de intolerancia que lamentar.

Resaltamos, pues, el buen suceso de la fiestas aniversarias de la Ciudad, la muy buena programación preparada por los organizadores, el estricto cumplimiento de ella, el oportuno acompañamiento de la Administración, la eficaz labor de la Policía y el buen comportamiento de los pereiranos.

Queda solo pendiente por reflexionar sobre la propuesta que distintas voces ha hecho de estructurar una organización oficial, como la que tiene Medellín, que se encargue de programar, contratar y realizar las fiestas aniversarias de la Ciudad. Con seguridad se harían igualmente buenas y a unos costos mucho más razonables.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -