26 C
Pereira
sábado, enero 28, 2023

Así es muy difícil

Si bien delitos como el homicidio, las lesiones personales y la violencia intrafamiliar, se redujeron en el Departamento, según el reporte que han entregado las autoridades, durante el año que acaba de terminar, no ocurrió los mismo con otros como la extorsión, el hurto de motocicletas y el hurto a personas, tal vez el delito que transmite mayor sensación de inseguridad a los ciudadanos.

Mientras los homicidios bajaron de 49 en el 2021 a 46 en el 2022 y las lesiones personales hicieron lo propio de 344 casos a 335, el hurto de motocicletas aumentó de un año a otro de 36 a 49 y el de a personas pasó de 322 en el 2021 a 380 en el año pasado; esto para no hablar sino de los delitos de mayor incidencia en la seguridad ciudadana.

Al margen de la precisión de estos datos y del número de casos de uno u otro delito que aunque ocurren permanentemente, no llegan a conocimiento de las autoridades porque las victimas prefieren no poner el denuncio respectivo, queda reflejada, especialmente en el caso del hurto en sus distintas modalidades, la laxitud de la ley penal conlos delincuentes que son sorprendidos y capturados cometiendo estos delitos.

Las estadísticas muestran que solo uno de cada diez capturados por el delito de hurto a personas, o al comercio, o de celulares, es privado de la libertad y mantenido en un centro carcelario, lo que le garantiza al delincuente que, si es sorprendido en flagrancia cometiendo el ilícito, el riesgo de ser judicializado y penalizado, es bajísimo y en cambio la posibilidad de éxito de su fechoría es alto.

Ante esto, un delincuente que sabe que si le va mal en su acción delictiva lo máximo que le puede suceder es que pase un par de noches, mientras se hace la audiencia legalización de captura, en una Unidad de Protección a la Vida o en una Estación de Policía, con seguridad no tiene ningún empacho en salir libre y robarle a la primera persona que se encuentra en su camino.

Así ocurre, con excepción tal vez del homicidio y de las lesiones personales cuando estas son graves, con prácticamente todos los delitos de alto impacto. Sus autores y participantes, a pesar de ser detenidos, inclusive en flagrancia, están quedando libres casi que inmediatamente y listos para seguir delinquiendo.

Esto con el agravante que cada delincuente que es dejado en libertad por las autoridades judiciales, es un motivo más para que los ciudadanos no denuncien los hechos de que han sido víctimas y por supuesto, para que los delincuentes le pierdan el temor a la justicia y sigan cometiendo toda clase de delitos.

Con las calles, pues, llenas de delincuentes que saben que no les va a pasar absolutamente nada si llegan a ser sorprendidos cometiendo su ilícito y llevados ante las autoridades, es muy difícil que las regiones y ciudades puedan reducir los casos de los delitos que más afectan la seguridad de los ciudadanos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -