19.4 C
Pereira
domingo, febrero 5, 2023

Apenas ahora

El fin de semana pasado estuvo en el Departamento la ministra de Vivienda Catalina Velasco, para visitar los desolados terrenos donde la naturaleza dejó al principio del año, sin techo y sin enseres a cientos de familias en el sector de La Trinidad en Santa Rosa de Cabal y en el barrio La Esneda a la orilla del río Otún.

Por supuesto, hay que registrar con beneplácito que por fin el Gobierno Nacional se haya acordado que en La Trinidad, en mayo pasado, cien familias perdieron todo y antes, en febrero, hace casi un año, en la Avenida del Río, un pedazo de ladera no solamente sepultó a 17 personas, sino que dejó a 138 familias sin hogar; pero aquello no exonera a las administraciones de su responsabilidad por las increíbles demoras para apoyar a los damnificados de las emergencias.

Han pasado nueve meses, en el caso de La Esneda y casi siete en el Santa Rosa, y apenas ahora, luego de protestas, marchas y reclamos de los afectos, se está confirmando oficialmente el apoyo del Gobierno Nacional y firmando de manera protocolaria el inicio de un convenio que permita darle vivienda digna a las familias que la perdieron en los desastres naturales de principio del año.

Nueve meses de espera para que apenas se esté firmando un papel que nada garantiza y mucho menos alivia la angustiosa situación de 240 familias que en un abrir y cerrar de ojos lo perdieron todo, es, por decir lo menos, una prueba de la indolencia del Estado y el desamparo en que vive la población más vulnerable del país.

Se dirá que los gobiernos han apoyado a las familias damnificadas con ayudas de diversa índole y en muchos casos con apoyo económico para pagar el arriendo en viviendas temporales; pero, de un lado es por un tiempo que no supera los tres o cuatro meses como máximo y del otro, son recursos que no alcanzan a pagar una vivienda digna.

Ya los risaraldenses saben bien a qué atenerse cuando se anuncia un convenio entre el Gobierno Nacional y las administraciones locales, un gran show, cámaras de televisión, fotografías, discursos y firmas en público de todos los supuestos participantes en el convenio y siéntese a esperar.

Se van a completar catorce meses desde la firma, con presidente a bordo, del convenio entre el Invías y las gobernadores de la región para poner en ejecución el manoseado proyecto Vías del Samán, y hoy, un año largo después, no se conoce ni un metro de vía nueva y ni siquiera un borrador de la propuesta de intervención de los puntos críticos en la vía Pereira – Cerritos.

Ojalá, esta vez sí sea de verdad un compromiso del Gobierno Nacional de darle  vivienda a las 240 familias que todo lo perdieron, incluyendo a sus seres queridos, en los desastres naturales ocurridos al principio de este año en Pereira y en Santa Rosa, y que no pasen los meses como en otros tantos casos y la ayuda oficial no aparezca por ninguna parte.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -