20.4 C
Pereira
miércoles, diciembre 7, 2022

Algo pasa en RAP

El viernes pasado renunció a su cargo el recién nombrado gerente de la Región Administrativa de Planificación (RAP) Eje Cafetero. El doctor Orjuela Ospina se había posesionado a finales del año pasado y según las informaciones de prensa su renuncia se debió a diferencias con el actual Consejo Directivo de la entidad.

Pero independiente de esto llama la atención la inestabilidad que se ha producido en una entidad que está llamada a cumplir una tarea fundamental en la unión de fuerzas de los tres departamentos para trabajar proyectos e iniciativas de interés común en materia de ordenamiento territorial, desarrollo y competitividad regional, y que de otra manera sería imposible volverlos realidad.

La RAP fue creada por el Congreso en el mes de mayo del 2018 y desde el inicio de su vida jurídica ha hilado una seguidilla de nombramientos para su dirección todos frustrados por razones que nunca han sido claras, pero que una y otra vez han dejado, primero incertidumbre por el daño que le pueda estar haciendo a la misma RAP y a la región la excesiva interferencia política en su manejo y segundo, un sin sabor por la inestabilidad en su gerencia.

La primera frustración vino por cuenta del doctor Luis Guillermo Velásquez, quien luego de ser anunciado en febrero del año pasado como primer gerente de la entidad y haber dado profusas declaraciones de prensa, no se posesionó del cargo. Luego de una espera de ocho meses, en octubre pasado, se designó al exalcalde de Armenia y exviceministro de Trabajo Álvaro Patiño Pulido, un inmejorable ejecutivo, pero, tampoco se posesionó.

Días después y luego de una indescifrable madeja de especulaciones, el Consejo Directivo nombró y posesionó para un período de dos años al doctor Uriel Orjuela Ospina quien ahora ha presentado renuncia al importante cargo, según su carta de dimisión, para facilitar una salida a las razones políticas invocadas por los nuevos gobernadores de los tres departamentos.

Algo está pasando, pues, en la RAP – Eje Cafetero, porque no es lógico que una entidad tan importante no haya podido en año y medio consolidar la escogencia de un gerente para ella. Es entendible lo que pasó con el doctor Orjuela Ospina, porque una persona que fue designada la víspera de terminarse el mandato de los tres gobernadores y que corrió a llenar milimétricamente toda la pesada nómina administrativa que tiene la entidad con los recomendados de última hora de quienes estaban terminando sus mandatos, era muy difícil que logrará la confianza de los nuevos mandatarios regionales y quienes realmente eran sus jefes; pero, y ¿qué sucedió en los casos de las anteriores designaciones?

Ojala, los nuevos mandatarios y el recién recompuesto Consejo Directivo de la entidad retomen el real sentido de las RAP y dejen que quien sea escogido para dirigirla pueda desarrollar su labor de proyección regional y de impulso y estructuración de proyectos de integración y conveniencia para los tres departamentos del Eje Cafetero.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -