24.5 C
Pereira
miércoles, octubre 5, 2022

Algo para revisar

¿Quién pierde en una pelea cuchillo en mano aparentemente por un pasajero, entre un conductor de un vehículo regular y uno irregular, teniendo como escenario nada menos que la puerta de entrada de la Ciudad?  La única que sale lastimada en este absurdo episodio que además dejó encerrados a los pasajeros que llegaban e impidió llegar a los que iban a coger un avión, es la Ciudad.

Qué necesidad había que el conductor del taxi la emprendiera contra el del vehículo no autorizado, si, como lo muestran los videos que publicaron los medios digitales, allí había un guarda de tránsito presente. Lo que debió hacer el taxista fue informar o si era del caso quejarse ante el agente, en vez de sacar su arma, perseguir al intruso y protagonizar semejante espectáculo a los ojos de viajeros y visitantes.

Se presume que los conductores de los taxis que prestan el servicio en el Aeropuerto Matecaña, son personas escogidas y preparadas no solo para prestar un buen servicio de transporte, sino para dejar en las pasajeros que llegan a Pereira, la mejor imagen de una ciudad culta y amable con quienes nos visitan.

Pero qué imagen se puede llevar una persona que llega a la ciudad en plan de turismo e inclusive de negocios, si al llegar al aeropuerto lo primero que se encuentra es una pelea a cuchillo de verduleras. Con qué tranquilidad se va a montar en un taxi si acaba de ver a su conductor correteando a otra persona, cuchillo en manos, y lanzándole los peores epítetos.

Por supuesto que el conductor del taxi tiene todo el derecho a defender su trabajo y a reclamar su protección; pero para eso están las autoridades y los conductos regulares, y no, en la presencia del guarda de tránsito, protagonizar semejante espectáculo y además paralizar la llegada y salida de los pasajeros.

Una persona como esta no puede prestar el servicio de taxi en el Aeropuerto. Un conductor que reacciona así cuando ve un carro ilegal, nadie sabe cómo reaccionará cuando por alguna razón un pasajero le reclame por el valor que le está cobrando o simplemente porque no quede conforme con el servicio que le prestaron.

Tantas veces se ha dicho que los conductores que reciban y transporten a los viajeros que llegan a la Ciudad, además de mantener su vehículo en impecables condiciones, deben ser personas capacitadas para ello, cultas, con conocimiento de la historia de la Ciudad y de su economía, amables, con dominio del idioma ingles y sobre todo respetuosos del pasajero.

Es urgente entonces, que las autoridades, de un lado revisen las empresas que están prestando el servicio de taxis en el Aeropuerto y las hojas de vida de los conductores, para garantizar que quienes allí laboran estén en capacidad de hacer su trabajo, pero también de dar una buena imagen de la Ciudad; y del otro, por supuesto le pongan orden a ese servicio paralelo que primero es ilegal y segundo igual puede poner en riesgo la cara de Pereira.

Artículo anteriorNo vuelvas jamás donde fuiste feliz
Artículo siguienteOasis

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -