22.4 C
Pereira
lunes, mayo 20, 2024

Ahora sí, hay director

La sola elección del doctor Gómez por una mayoría nunca vista en el Consejo Directivo, es la confirmación de que es la persona que estaba necesitando la entidad.

Por fin, se acabó la interinidad en la dirección administrativa de la Corporación Autónoma Regional de Risaralda. Después de muchos intentos, de igual número de procesos de elección, y de otras tantas frustraciones por razones diversas, el Consejo Directivo eligió al doctor Julio César Gómez como su nuevo director en propiedad.

Ya no recordamos cuántos intentos se hicieron para acabar la interinidad en aquella importante entidad, lamentablemente siempre los interesados en no dejar avanzar los procesos o en mantener el statu quo, se valieron de toda clase de recursos jurídicos, unos válidos pero la mayoría simples leguleyadas, para evitar que eso sucediera.

Podría decirse que las dos últimas administraciones departamentales no contaron con el aliado necesario que es la Cárder en sus planes de desarrollo, desde el aspecto ambiental, precisamente por los cambios permanentes que hubo en su dirección y con ello en las relaciones con cada gobernador.

Esto, además de la pobre imagen que el novelón que se vivió alrededor de cada intento por definir la inconveniente interinidad, formó entorno a la entidad y a su consejo directivo. Cada convocatoria que se hacía con el propósito de elegir a un director en propiedad, producía los más diversos y adversos cometarios hacia los miembros de aquella instancia rectora, sus directivos y la propia corporación.

Hoy, poco queda de la bien ganada confianza y la buena imagen que con su trabajo serio y juicioso había fabricado la Cárder. Cuando alguien se va a referir por alguna razón a ella, lo único que viene a la mente es esa absurda guerra de demandas y contrademandas que por años vivió el proceso de elección de director en propiedad.

Por fortuna, parece que esta pelea absurda que solo trajo atraso, desequilibrios, enfrentamientos internos y pérdida de funcionarios con excelentes conocimientos, experiencia y trayectoria profesional, llegó a su fin, y lo hizo escogiendo a una persona que es garantía de seriedad, de integridad y de buen manejo para la entidad, para el departamento y para la comunidad.

El doctor Julio César Gómez es un profesional no solamente con amplísima experiencia en el sector público y privado, sino que conoce como pocos la corporación. Además, de que venía vinculado a ella desde hace algunos meses, ya había ocupado la propia dirección y otras posiciones importantes que le dan el acervo y la capacidad para sacar adelante la entidad y recuperar la confianza perdida entre los risaraldenses.

La sola elección del doctor Gómez Salazar por una mayoría poco común en el seno del Consejo Directivo, es la confirmación de que es la persona que estaba necesitando la entidad para enfrentar los retos que tiene al frente y habla muy bien de su buen nombre y aceptación que tiene al interior de la entidad.

Celebramos, pues, que haya terminado por fin el tortuoso proceso de elección de director de la Cárder y con él la interinidad en su dirección, y que el escogido haya sido una persona con amplio conocimiento de los temas ambientales, con vasta experiencia administrativa y, sobre todo, que conoce como pocos la corporación.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -