22.4 C
Pereira
lunes, diciembre 5, 2022

Ahora, la economía

Desde hoy, después de 165 días de encierro, el país intentará volver a la normalidad. En adelante los colombianos podrán salir libremente a las calles, realizar sus acostumbradas actividades cotidianas, movilizarse sin problema, viajar entre los distintos municipios y regiones y en general hacer su vida económica, comercial y laboral, solo con las limitaciones que imponen la responsabilidad y las medidas de bioseguridad que han impuesto las autoridades de salud.

Es decir, que los colombianos podrán, a partir de hoy, hacer vida normal con la excepción de aquellas actividades que impliquen aglomeración de personas como son los eventos de entretenimiento, los encuentros deportivos, los cines, las presentaciones artísticas y culturales, los lugares de esparcimiento y las reuniones sociales.

En resumen, el levantamiento de la cuarentena deja en cabeza de las personas la responsabilidad individual de tomar las precauciones y cumplir con los protocolos de bioseguridad para evitar el posible contagio y una mayor propagación del virus. De ellas depende que el país pueda ir superando este difícil momento o que el regreso a la normalidad tarde más.

El Gobierno ha preferido, cambiando un poco el esquema y el orden de las prioridades defendidas hasta ahora, darle la oportunidad a la recuperación económica y a la conservación de empleo, dejando que sean las personas las responsables del cuidado de su salud y la observancia de aquellas medidas que les garantice su vida.

Con la sola limitación de algunas actividades específicas y cuyo riesgo es muy evidente, como los vuelos internacionales que pueden traer el contagio de otras latitudes, como los partidos de fútbol, como los conciertos presenciales, como los bares y discotecas, o como las concentraciones públicas, el resto de las actividades se podrán realizar sin problema.

Dudas quedan todas, si, conociendo la indisciplina social de los colombianos, la desobediencia a las normas expedidas y la incapacidad de las autoridades para poner orden y hacer cumplir la ley, nos atenemos a lo que ha pasado durante los cinco meses de asilamiento y en los que un amplio grupo de la población ha desatendido las recomendaciones y ha hecho todo lo que pone en riesgo la vida y la salud de la persona.

Ojalá esta nueva modalidad de aislamiento, que entre otras cosas encontramos muy difícil de implementar y poner en práctica, funcione y que la apertura que hoy inicia no se convierta en un regreso a los días más difíciles de la pandemia, con las consecuencias que no es difícil imaginar.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -