14.7 C
Pereira
domingo, octubre 2, 2022

Una necesidad urgente

La exalcaldesa Martha Elena Bedoya trae en su habitual columna del domingo pasado una oportuna cita del historiador Ricardo S?nchez, tal vez quien mejor relata la historia de Pereira en sus primeros 60 años de vida, y que hoy sirve, como lo hace ella en su espacio de opini?n, para llamar la atenci?n de las autoridades sobre una p?sima práctica que se ha entronizado en la ciudad y que, además de ir contra todas las normas de convivencia ciudadana, est? penalizada en el nuevo C?digo de Polic?a.

 

Dice la columnista que, si bien en la ciudad ya no existe como tal la otrora ?Calle del Miadero?, en la práctica hay muchos sitios tan p?blicos y concurridos como aquella antigua calle, que igual hoy son utilizados para que muchas personas en un momento de ?urgencia? satisfagan sus necesidades fisiol?gicas, y todo ante la inexistencia de baños p?blicos y el incumplimiento de la obligaci?n que tienen los establecimientos abiertos al p?blico de prestarle estos lugares a los ni?os, a las madres embarazadas y a los adultos mayores.

 

Basta pasar por la Plaza de Bol?var, o el Lago Uribe, o el Parque Olaya Herrera, o el Parque Guadalupe Zapata en Cuba; o por algunas v?as como la Avenida del R?o, o la Belalc?zar; o por debajo de algunos puentes como los de la Avenida del Ferrocarril, o el de la 21; o por las decenas de lotes desocupados que hay regados en toda la ciudad para ver, especialmente en las horas de la noche desde taxistas hasta habitantes de la calle haciendo, a los ojos de todo el mundo, sus necesidades fisiol?gicas.

 

Esto, con todas las consecuencias de higiene y salud que pueden tener unos sitios que, sin la más m?nima condici?n para prestar el servicio sanitario, a la fuerza est?n convertidos en eso. Son todos lugares malolientes, sucios, desagradables y, por supuesto, focos de insectos y donde se reproducen f?cilmente toda clase de infecciones y enfermedades contagiosas.

 

El Nuevo C?digo Nacional de Polic?a, de un lado establece sanciones severas a quienes realicen necesidades fisiol?gicas en el espacio p?blico y del otro, exige a las administraciones municipales destinar los recursos necesarios para dotar a las municipalidades de sitios donde los ciudadanos puedan satisfacer esta demanda.

 

Ya la Justicia se pronunci? en Bogot? sobre esto obligando al Alcalde a construir cierto n?mero de baños p?blicos, de acuerdo con la poblaci?n de la ciudad, y seguramente no pasar?n muchos d?as antes de que ocurra lo mismo en la nuestra. De manera que lo mejor es proceder a destinar los recursos y los lugares para cumplir con la ley y por supuesto a sancionar a quienes usen el espacio p?blico como baños y a los establecimientos que se nieguen a prestarle sus baños a las personas que, estando en condiciones especiales. lo requieran.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -