Alza del dólar generará fuerte impacto en las importaciones de Risaralda

Fuerte impacto para el bolsillo de los risaraldenses es la presión al alza que se viene presentando con el precio del dólar, el cual al inicio de la jornada del jueves -rompiendo la barrera de los $4000- afecta directamente las importaciones de Risaralda de las cuales el 28,9 % provienen de China, de donde los bienes de consumo tienen una representación de 39,7 %, por lo que la volatilidad del precio del dólar podría ocasionar un incremento en los precios de algunos productos de la canasta familiar.

En el caso de la balanza comercial puede verse afectada de manera negativa en tanto se genere un mayor déficit debido a las mayores importaciones del departamento en términos monetarios, pues si bien este es el mejor momento para que las empresas exporten, pues recibirán más pesos por dólar, la dinámica externa del departamento es deficitaria, es decir, la cantidad de bienes importados supera a los bienes exportados.

Según lo explica Giovanni Montoya Aldawe, analista económico y director del Grupo Ágora, la reciente devaluación del peso colombiano frente al dólar puede afectar notablemente los bienes de consumo y en mayor medida los bienes de capital, estos últimos serían los de mayor impacto en la economía pues son los que se utilizan para la producción industrial de diversos productos, lo que podría desencadenar una presión inflacionaria leve sobre ellos.

“En cuanto a las importaciones se están encareciendo particularmente los bienes del sector farmacéutico que están teniendo una alta demanda, así mismo habrá un impacto sobre bienes de consumo que se importan para la industria química, aseo personal y fundamentalmente el tema de los alimentos los cuales pueden tener un impacto en el corto plazo sobre la canasta familiar de los colombianos”, explicó el experto.

Posibles soluciones

De acuerdo con Montoya se hace necesaria la implementación de algunas medidas que ayuden a sopesar el inminente aumento de precios que se presentará en algunos productos, teniendo en cuenta que esta situación tuvo lugar de manera inesperada sin posibilidad de realizar ningún tipo de planeación o de blindaje.

“Este es un asunto que estará golpeando definitivamente los precios en Colombia y eso se hará sentir en las presentaciones de la inflación del mes que estamos cursando, por lo tanto no hay medida que pueda  generar una especie de blindaje, teniendo en cuenta que las perspectivas del dólar para las próximas semanas seguirán en alza y los mercados mundiales se siguen contrayendo y siguen los cierres bursátiles, lo que no es para nada favorable”, argumentó el analista. 

En ese sentido explica el experto, sería coherente que las empresas que aún tienen inventario hagan uso moderado del mismo y racionalicen  las compras internacionales, así mismo quienes no lo tienen sería pertinente no aventurarse a comprar en este momento grandes cantidades sino comprar los abastecimientos que sean estrictamente necesarios, y esperar a que todo este pánico proveniente del coronavirus, la situación petrolera y la política internacional, pase un poco.

Exportaciones

Así mismo Montoya califica como paradoja la situación que se está presentado con el tema de las exportaciones, en donde puede ser un buen momento para realizar ventas externas y buscar nuevos aliados comerciales.

Sin embargo a la contingencia que se está presentando con la propagación del Covid-19, los puertos de algunos países han decidido cerrar sus fronteras y esperar que la situación se estabilice, provocando en este sentido también un estancamiento de este tipo de transacciones. 

Si bien China no es un destino comercial para el departamento, si lo es Estados Unidos a donde llegan el 30,8 % de las exportaciones de la región, en esa nación se han tomado medidas drásticas para la contención del virus, lo cual ha llevado a reducir la actividad económica del mismo.

“En primer lugar las exportaciones tienen un momento muy oportuno para buscar incrementos, no obstante tenemos que entender que muchos países han reducido de manera dramática su actividad económica y han propiciado algunos cierres de frontera para la carga como es Estados Unidos, llevando a un buen momento para exportar, pero los mercados mundiales no están en su mejor momento de compras, más bien se están recogiendo, por lo tanto el efecto podría terminar siendo neutro para el exportador”, agregó el economista.

Así mismo las empresas con ingresos y deuda en dólares se verían afectadas de acuerdo a la composición de su estructura operativa, aquellas que facturan en dólares recibirán más pesos por dólar y aquellas que tengan una mayor deuda en esta divisa deberán hacer frente a una obligación mayor con más intereses.