Día Mundial de la Alimentación, fecha clave para tomar acciones a favor de dietas saludables

El sin número de actividades que se llevan a cabo para conmemorar este día, a su vez buscan generar conciencia sobre el hambre que padecen miles de personas en todo el mundo.

La Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) proclamó en el año 1979 “El Día Mundial de la Alimentación” con el fin de que las poblaciones tomaran conciencia sobre el problema alimentario mundial y así fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza.

Esta fecha coincide con la fundación de la FAO en 1945. En 1980, la Asamblea General respaldó la observancia del Día por considerar que “la alimentación es un requisito para la supervivencia y el bienestar de la humanidad y una necesidad humana fundamental” (resolución 35/70, del 5 de diciembre de 1979).

La alimentación constituye una práctica cultural de profunda trascendencia política y social. En ella, se involucran la dignidad humana y la supervivencia de los grupos humanos.

La finalidad de este día es el de concientizar a los estados y su poblaciones sobre el asunto de la alimentación, al igual que promover la solidaridad en la lucha contra el hambre, la pobreza y la desnutrición. Según la Asamblea General de la ONU “ la alimentación es un requisito para la supervivencia y el bienestar de la humanidad y una necesidad humana fundamental, reflexión que permite concebir la universalidad de la alimentación, entendiéndola como un fenómeno interdependiente que vincula a todos los habitantes del mundo.
Relevancia cultural

La alimentación no debe ser entendida como un fenómeno exclusivamente biológico, puesto también es uno de los aspectos que evidencia la diversidad entre las culturas y por lo tanto es igualmente un fenómeno social que habla de las tradiciones de las diferentes poblaciones.

Quizá uno de los factores que diferencia más a las culturas y que define las tradiciones propias de una población específica es la alimentación, incluyendo en esta las técnicas de cultivo, las formas de prepararla y las relaciones sociales que se establecen en el momento de comer.

Por esta razón, es importante tener en cuenta el factor cultural que representa la comida y la alimentación, puesto que sí se entiende este factor, posiblemente se comprenda mejor que la alimentación está ligada al territorio y a otros aspectos relevantes.

Esta fecha también tiene una estrecha relación con uno de los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio, que se han convertido en la estrategia más visible de la ONU para la superación de algunos problemas que afectan el desarrollo humano. El primero de estos objetivos es precisamente el de erradicar la pobreza extrema y el hambre.

Así pues, es responsabilidad de todos contribuir a buen uso de los productos y tomar enserio los ejercicios de una sana alimentación; ya sea un empresario, un agricultor, un representante del gobierno o un ciudadano que quiere cambiar las cosas, puede aportar un granito de arena.

Los países, los encargados de tomar decisiones y las empresas privadas también pueden tomar medidas para promover una alimentación sana y lograr el #HambreCero.

Verduras, frutas y mucho más
La FAO recomienda comer cantidades abundantes de verduras y frutas frescas, maduras y de temporada a diario, y añade más legumbres, frutos secos y granos integrales a tu dieta. Las legumbres y las nueces son una gran fuente de proteínas de origen vegetal. Además, las legumbres pueden ser más baratas que las proteínas animales.

 

Aceite de palma, bienestar, salud y vida

El aceite de palma es producido en Colombia desde 1960 y es el más consumido en el mundo. Es fuente natural de vitamina A (carotenos) y vitamina E, con propiedades antioxidantes y naturalmente no contiene colesterol ni ácidos grasos trans.

El aceite de palma se caracteriza por sus efectos positivos sobre la salud humana. Sus múltiples beneficios se le atribuyen a su composición de ácidos grasos y a su contenido de fitonutrientes, entre los que se destacan los beta-carotenos, tocotrienoles y esteroles.

Este aceite, de origen vegetal, se caracteriza por ser balanceado en su composición, con un contenido de 50 % de ácidos grasos saturados principalmente ácido palmítico y 50 % ácidos grasos insaturados entre los que predomina el ácido oleico y se considera cardioprotector debido a sus efectos sobre el perfil lipídico.

Naturalmente libre de grasas trans, el aceite de palma se convierte en una excelente opción para sustituir el uso de aceites parcialmente hidrogenados en la industria, principal fuente de ácidos grasos trans, reconocidos mundialmente por sus efectos negativos sobre la salud cardiovascular del consumidor.

Debido a sus características físico-químicas, este aceite puede ser sometido a procesos de fraccionamiento, dando como resultado una fracción líquida u oleína y una fracción sólida o estearina, esta última es ideal para ser utilizada en la elaboración de grasas semisólidas, productos de panadería y alimentos procesados, sin necesidad de someter el aceite a procesos de hidrogenación y por consiguiente evitando así la formación de grasas trans.

El sector palmero colombiano está comprometido con la salud y el bienestar de los consumidores de aceite de palma y por ello Fedepalma continuará apoyando este tipo de actividades con el fin de promover y dar a conocer los atributos nutricionales del aceite de palma colombiano.

Cabe señalar que el aceite de palma es la fuente natural más rica de vitamina A y de antioxidantes que protegen el cerebro y el corazón; contiene 15 veces más provitamina A que las zanahorias y por lo tanto, mejora la visión y es fuente de vitamina E en forma de tocotrienoles los cuales tienen gran poder antioxidante. Es ideal para las frituras por su resistencia a altas temperaturas, es 100 % libre de grasas trans y ayuda a controlar los niveles de colesterol.

De igual forma, el aceite de palma rojo es una importante fuente de beta-carotenos en la alimentación, caracterizados por su capacidad de actuar como provitamina A en el organismo, indispensable para un adecuado desarrollo visual y del sistema inmune, lo que confiere al aceite de palma la característica de ser utilizado en la lucha contra la deficiencia de vitamina A en niños y adultos.