21.4 C
Pereira
jueves, octubre 6, 2022

Sigue la novela administrativa del Matecaña

Carlos Arboleda
Editor

Mientras en el ámbito deportivo, el cuadro Matecaña cumple una de las mejores campañas de sus 77 años de historia, estando a un paso de asegurar su clasificación a cuadrangulares de Liga y ad portas de jugar la final de la Copa Colombia, la actualidad administrativa no deja de ser la piedra en el zapato por lo que esta novela aún no logra tener un final feliz y en esta ocasión surgió una nueva traba en la venta del Deportivo Pereira.

La juez que lleva la liquidación de Corpereira, Olga Cristina García, emitió una comunicación donde declaró sin validez alguna la aceptación del contrato de promesa de compraventa suscrito entre el liquidador Jhon Ómar Candamil y la empresa Anzety LM SAS, por irregularidades en el proceso. Se conoció que desde la parte administrativa del equipo risaraldense estarán atentos al posible recurso de reposición y en subsidio de apelación que pudiera presentar el representante de Anzety.
En su auto, la juez textualmente manifestó: “irregularidades que se avizoran desde el momento mismo de la convocatoria pública, la cual no se realizó a las luces del Código de Procesal Vigente, arts. 450 y s.s.. Debe el despacho entonces dar aplicación al artículo 132 del Código General del Proceso, en armonía con lo dispuesto en el tercer inciso del 448 de la misma obra”.

“Se ordenará al liquidador que se sirva imprimir los elementos indispensables contenidos en la codificación adjetiva civil para la celebración de la subasta de los activos de la empresa en liquidación, sin perjuicio de la facultad que le asiste legalmente de materializar la venta directa, inclinándose por la oferta y las condiciones generales más convenientes para los efectos de la liquidación y satisfacción de las acreencias, de conformidad con lo establecido entre otros por el artículo 6° del Decreto 1730 de 2009”.

Quienes defienden la transparencia de la subasta dicen que según la ley el liquidador no tiene que cumplir con la subasta pública, sino que realizó una subasta privada y posteriormente la venta directa. Mientras que los que se identifican como compradores argumentan que no han incumplido. «Una cosa es quién subaste y otra es los que se presentan ante Dimayor, la Federación Colombiana de Fútbol y el Ministerio de Coldeportes, pues debe ser personas con solvencia no solo económica, sino moral, información que antes tuvo que ser consultada en no menos de 50 listas internacionales para conocer su pasado», cuenta una fuente cercana consultada por El Diario.

La juez declaró la nulidad en el proceso, quienes no comparten esta decisión se defienden argumentando que la venta directa lo atribuye la ley, debido a que el liquidador no incumplió requisitos de una subasta pública, pues esta fue una subasta privada con unos requisitos totalmente distintos. Por lo que se espera venga el recurso de reposición, de apelación. Recordemos que Anzety tiene una promesa cumplida, un dinero consignado y están dispustos a depositar el resto que resta de la negociación.

El papel del liquidador

Esta vez será de observador y se limitará a lo quer hablen desde las partes; juez y compradores. Igualmente lo que sí pedirán desde la gerencia del equipo mataecaña es que recuerde se tenga en cuenta el tiempo de las asambleas de la Dimayor para que los nuevos inversionistas puedan ser aceptados o no, lo cual solo se podrá decidir hasta el mes de marzo del 2022.

Sea Anzety o el inversionista que llegue, lo claro es que se debe comprobar la procedencia de fondos, todo debe estar bancarizado. Además el dinero que entra no lo debe tocar nadie, se constituye un título en un banco. Los socios que se presentan ante Dimayor los deben de evaluar, es decir, que nadie tenga pasado oscuro, porque el sistema lo depura ante UIA, Ministerio del Deporte, FCF, Dimayor y las Superintendencias de Sociedades y Financiera. Al deportivo Pereira este procedimiento de verificación lo realizó una empresa con sede en Medellín.

Sin Corridori

Sobre la presencia de Alessandro Corridori en las oficinas del Pereira meses atrás y relacionado en esta negociación, desde el club Matecaña dicen que este no estará dentro de la sociedad que va a ofertar los derechos de alineación del Deportivo Pereira, que Anzety tiene unos inversionistas y Corridori se presenta como un estructurador, asesor de dicha empresa con la cual ha estructurado negocios en Colombia.

¿Volvería Álvaro López?

Además explicaron que no es cierto que el Deportico Pereira regrese a manos de Álvaro López, máximo acreedor. Lo que si podría pasar es que entre todos los acreedores conformen una sociedad que tendría que cumplir con las normas de fútbol, con lo estipulado en la Ley 1445 de 2011, por lo que el equipo entraría de nuevo en un vacío.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -