19.4 C
Pereira
martes, diciembre 6, 2022

La caza deportiva, una práctica que pasó a la historia en Colombia

En febrero del 2019 la Sala Plena de la Corte Constitucional, con una votación de 7 contra 2, tumbó la norma que permitía la caza deportiva en el país. Luego de esta sentencia el alto tribunal estableció un año de transición para que quienes resultaron afectados se adecuaran a la situación. Ese plazo acabó precisamente el pasado 21 de agosto, fecha desde que empieza a regir la prohibición y sanción penal para lo que tiene que ver con la caza de animales silvestres, salvajes y sus excepciones.

La sentencia dice que…

“El sacrificio de la vida de un ser vivo por el hombre es una forma extrema de maltrato en cuanto elimina su existencia misma y es un acto de aniquilamiento. Cuando es injustificada, la muerte de un animal es un acto de crueldad pues supone entender que el animal es exclusivamente un recurso disponible para el ser humano. La caza deportiva, en fin, es un acto dañino en cuanto está dirigida a la captura de animales silvestres, ya sea dándoles muerte, mutilándolos o atrapándolos vivos”, indica la Sentencia C-045/19. 

El debate inició cuando…

Fue la abogada Laura Santacoloma Méndez quien impuso una demanda junto con la intervención de AnimaNaturalis y otras organizaciones animalistas del país. La acción sobre la caza deportiva recayó en las normas que la reglamentaban amparada en el Código Nacional de Recursos Naturales Renovables y de Protección al Medio Ambiente (expedido en 1974) y el Estatuto Nacional de Protección de los Animales (1989). Para la demandante, permitir la caza deportiva vulneraba principios como el derecho a un medio ambiente sano y la protección de las riquezas naturales. Antes de la prohibición las leyes establecían que la caza podía realizarse en ciertos espacios y con permisos específicos otorgados por las corporaciones ambientales regionales.

Los animales cazados

Durante años varios fueron las especies que estuvieron al alcance de la caza deportiva, entre ellos: el jaguar, la danta, el ciervo, armadillo, pecarí, primates, guguas, liebres, picures, conejos y aves como el paujulgualilo, pava, torcaza y tórtola.

En Risaralda

En el departamento de Risaralda hace varios años, por lo menos una generación, que no se practica la caza deportiva. Actualmente a nivel nacional el único deporte que implica poner a prueba precisión y concentración, y que requiere de mucha disciplina y destreza si se quiere lograr acertar con un arma de fuego o de aire comprimido en el blanco o en el plato es el tiro deportivo, disciplina afiliada a la Federación Nacional de Tiro y Caza-Fedetiro. En el departamento persisten dos clubes de tiro: Club de Tiro Caza Pereira y Club de Tiro Punto 30, entre los cuales hay unas 80 personas en las modalidades olímpicas.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -