26.3 C
Pereira
sábado, septiembre 24, 2022

Egan Bernal, el regreso de un guerrero a la carretera

Hace siete meses la vida del colombiano Egan Bernal (Ineos), campeón del Tour de Francia 2019 y del Giro de Italia 2021, pendía de un hilo pero este martes la felicidad de su familia y del país es mayúscula porque volvió a la bicicleta tras ganar la prueba más dura que le ha tocado enfrentar en sus 25 años de vida.

Fueron necesarias cinco cirugías y siete meses de recuperación que permitieron que Bernal volviera a caminar y competir en el Tour de Dinamarca, la primera carrera de alta exigencia en la que participa el de Zipaquirá luego del accidente que por poco lo deja parapléjico.

«Al igual que muchos colombianos, la felicidad es total. Mi hijo hace siete meses estaba luchando por su vida y gracias a Dios él pudo volver a caminar, a estar bien. Hoy después de siete meses lo vemos compitiendo. Eso es una gran felicidad», dijo a Señal Colombia Flor Marina Gómez, la madre de Bernal.

Colombia recuerda, espantada, aquel 24 de enero cuando el ciclista chocó a alta velocidad contra un autobús en la carretera que va de Bogotá a Tunja, a la altura del municipio de Gachancipá, cuando el vehículo se había detenido.

La historia clínica dice que Bernal sufrió fracturas en el fémur y la rodilla, en vértebras y varias costillas y punzamiento en el pulmón, entre otras.

La gravedad del accidente hizo que se celebrase como un triunfo cuando Bernal dio sus primeros pasos. Fue el 10 de febrero. Ese día el corredor publicó en redes sociales un video en el que se le vio caminando por un sendero para abordar un vehículo, cuatro días después de que el cuerpo médico de la Clínica Universidad de La Sabana, en donde lo atendieron tras el accidente, autorizó su salida de la institución para que el deportistas siguiera su recuperación ambulatoria.

De ahí en adelante Bernal siguió avanzando en su recuperación de forma consistente hasta el punto de que seis días después compartió en redes sociales que estaba en una bicicleta estática.

Lo que vino después solo fueron ganancias para el de Zipaquirá que luego apareció en carretera con ciclistas recreativos y semanas después en compañía de élites.

La más reciente fue la semana pasada cuando se entrenaba en compañía de Rigoberto Urán y de Fernando Gaviria, quienes se preparan para rematar la temporada 2022.

«Lo duro no fue estrellarme contra un bus a más de 60 kilómetros por hora, lo duro fue levantarme, aceptar lo sucedido, empezar de cero y estar de vuelta con la cabeza en alto», escribió Egan ayer en redes sociales.

A renglón seguido aseguró: «Yerba mala nunca muere», una forma jocosa de referirse a lo que le sucedió al comienzo de este año, el más difícil para él como persona y como deportista de alto rendimiento.

Como era de esperarse Bernal está lejos de su mejor forma y por eso en la primera jornada del Tour de Dinamarca llegó a más de dos minutos de Olav Kooij (Jumbo-Visma), ganador de la primera jornada.

Bernal no estará en la Vuelta a España, que era su principal objetivo en el segundo semestre, que arrancará el próximo viernes en la localidad de Utrecht (Países Bajos), con un contrarreloj por equipos de 23,2 kilómetros.

Allí llevarán la bandera de Colombia Nairo Quintana (Arkea Samsic) y Miguel Ángel ‘Supermán’ López (Astana), que tienen la responsabilidad de buscar lugares de privilegio para sus equipos en la general individual.

Por lo pronto a Bernal le quedan visibles cicatrices en varias partes de su cuerpo que le recordarán que estuvo a punto de morir haciendo lo que más le gusta: montar en bicicleta y competir. EFE

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -