“Por amor llegué al baloncesto”: Lina Uribe

“Como dice el dicho, por amor fue que llegué a este deporte. Julián Sepúlveda, mi compañero de vida, ha sido un amantes del baloncesto desde niño y cuando yo lo conocí pues el me trasmitió su amor y pasión por este maravilloso deporte que ahora las niñas también practican y se volvió parte de nuestras vidas”.
Así describió Lina Uribe cómo se dio su llegada a esta disciplina de la pelota naranja, lo que para ella se ha convertido en parte de su alegría.
Actualmente trabaja con la secretaría de Deportes y Cultura de Pereira y junto a su esposo tienen su propio club, Raptors.
“Yo amo ver jugar básket, organizar los torneos, festivales, soy feliz todo el día en una cancha aunque no juego”. Añadió.

Su formación profesional
“Estoy culminando administración de empresas, soy técnica en deportes, tengo muchos diplomados en entrenamiento deportivo, capacitaciones en todo lo relacionado con el deporte, además soy nivel 2 ante la FIBA (Federación Internacional de Baloncesto) como entrenadora de baloncesto”.

Por el baloncesto
“Es una cosa muy chistosa y no sé si se pueda publicar (risas). Yo estaba trabajando en la secretaría, en un domingo de aeróbicos, estábamos en el Olaya. Él estaba jugando ahí en esa cancha, me moría de la ira porque siempre dejaban ir el balón entonces yo me iba siempre a discutir con mi hermoso genio y de tanta discusión terminamos siendo amigos, después novios y ya mi compañero de vida. Así nos conocimos, en una cancha”.

Nacimiento del club Raptors
“Julián empezó con un grupo de amigos a jugar, el grupo se llamaba Dragones. Luego Julián terminó con ese grupo y él mismo tomó la decisión de iniciar con el equipo de adultos que se llamó Raptors.
Es así como el club Raptors inició en 2015 pero se constituyó en 2016 y desde ahí empezamos con los menores”.

Una anécdota
“Es con el grupo de adultos. Nosotros fuimos el primer club en participar en los Juegos Interempresariales de Comfamiliar, fue en la versión número 35, es decir que en 35 años no haya jugado un club y fuéramos nosotros los primeros, eso fue algo muy valioso para nosotros y le abrimos la puerta ya a otros clubes que fueron los que ya siguieron los años siguientes”.

Sueña con liga femenina
“Tener la liga nacional femenina acá, darle la oportunidad a las niñas porque el baloncesto femenino pues es como el más quedado. Ya gracias a Dios el masculino está surgiendo y cada día va mejor, tenemos equipo que nos representa en la liga nacional. Queremos apostarle al femenino, que ellas también tengan las mismas oportunidades que los chicos”.

Sus hijas juegan
“Manuela cumplió 15 años, es una niña que ama el básquet y Sara tiene cuatro años y medio y ya entrena, ya ha tenido sus partidos, es una guerrerita. Ellas son el motivo por el cual yo sueño también con la liga nacional femenina”.
“Tengo muchos niños muy talentosos en el club que sueñan con llegar a Estados Unidos y adquirir una beca deportiva y poder estudiar seis meses inglés o universidad, también por eso vamos a realizar el viaje a este país a jugar el torneo. Si ellos cumplen los sueños es como si los cumpliera yo”.