Crece protesta en rechazo a la violencia y defensa de la vida

El rechazo a la violencia policial y el derecho a la vida unieron este martes a miles de colombianos en la sexta jornada de movilizaciones contra las políticas del Gobierno de Iván Duque. Como una sola voz los colombianos volvieron a las calles y avenidas de las principales ciudades del país para pedir al Gobierno que no solo atienda el clamor de cambios sociales y económicos, sino también que se respete el carácter pacífico de la protesta.

El impulso del día fue el caso del joven Dilan Cruz, de 18 años, que conmocionó a Colombia y lo convirtió en símbolo de la resistencia que pregonan los jóvenes, después de permanecer tres días ingresado en el Hospital San Ignacio de Bogotá tras ser herido en la cabeza por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía cuando participaba en una marcha pacífica.

En varias zonas de la capital los colombianos se reunieron para rendir un homenaje al joven que falleció el día en que se graduaba como bachiller. Una de ellas fue la céntrica avenida 19, donde cayó herido el sábado y una multitud llegó hoy para gritar al unísono “Dilan no murió, a Dilan lo mataron”.

Asimismo, frente al San Ignacio una muchedumbre construyó un corazón de flores blancas que fue diseñado el sábado sobre el asfalto y a su alrededor pusieron velas y decenas de pancartas con mensajes de paz, clamores por el cese de la violencia policial y peticiones al Gobierno para que desmonte el Esmad.

El jueves también perdieron las vida tres personas en las ciudades de Buenaventura y Candelaria, en el departamento del Valle del Cauca (suoreste), durante disturbios ocurridos en el primer día de las movilizaciones. La protesta lejos de amainar o de frenar parece ganar cada día más adeptos, no solo en las calles sino en los discursos políticos y en las redes sociales, donde el presidente ha sido blanco de severas y múltiples críticas.

Después de los numerosos llamados para establecer una mesa de diálogo, el jefe de Estado y las centrales obreras tuvieron un primer “cara a cara” para buscar caminos que permitan avanzar y construir las soluciones que plantean los sindicatos, pero no hubo progresos. La reunión duró cerca de dos horas y en ella los líderes sindicales y sociales expresaron su rechazo a la intención del Gobierno de no hablar con ellos de los temas específicos de la protesta sino de incluirlos en una conversación general con otros sectores políticos y económicos.

Los representantes del Comité Nacional del Paro insisten en que quieren un diálogo directo con Duque, que ha respondido que las conversaciones “se van a extender a todo el territorio nacional hablándole a la gente de las cosas que nunca ha podido resolver”, dijo a Efe Elías Fonseca, miembro del comité ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Como consecuencia, los sindicatos y movimientos sociales decidieron realizar una nueva jornada del “paro nacional” para exigir al Gobierno un diálogo efectivo y así discutir sobre las reformas pensionales y laborales que dicen perjudicarán a los trabajadores. Ante la falta de una negociación clara y directa, el Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia hizo un llamamiento para que sean escuchadas las peticiones de los sectores que protestan contra las políticas gubernamentales.

EFE

Deja un comentario