Controles prenatales, primer paso para un embarazo saludable

La Secretaría de Salud Departamental promueve el control prenatal que puede salvar la vida de la mamá y el bebé.

Una mujer que inicie los controles prenatales durante los primeros dos meses de embarazo tendrá menores riesgos de aborto. De igual forma facilitará la identificación temprana de complicaciones que surgen durante el embarazo y que pueden convertirse en un peligro de muerte si se dejan sin tratamiento.
Es por que desde la Secretaria de Salud de Risaralda se viene trabajando en el programa de promoción y prevención, con el fin de evitar que se sigan presentando embarazos en adolescentes y en etapas de gestación y prevenir las enfermedades asociadas a esta etapa de la vida de la mujer.

“Para esto se determinan unos exámenes que se deben hacer periódicamente dependiendo de la semana gestación y de esta manera se podrán salvar las la vidas de la mamá y el bebé”, expresó Olga Lucía Hoyos, secretaria de Salud del departamento.

Anteriormente se recomendaba realizar mínimo cuatro controles prenatales, ahora hay que tener en cuenta varios factores para poder realizar este tipo de procesos, como por ejemplo si es una mujer que ha quedado en embarazo por primera vez, se debe hacer mínimo 10 controles prenatales durante las 32 semanas de embarazo y si es una mujer que ya ha estado en etapa de gestación anteriormente se recomiendan mínimo 7 controles a lo largo de todo el proceso.

“Allí también podemos detectar que la mamá no esté presentando condiciones como anemia, infección de transmisión sexual como sífilis, VIH, Hepatitis B que son enfermedades que en el transcurso del embarazo se pueden tratar”; agregó el coordinador del programa Salud Sexual y Reproductiva, Jhon Gerardo Moreno.

En el caso de la sífilis gestaciones, se puede llegar a curar, de no ser así esta podría causarle la muerte o traerle alteraciones neurológicas o físicas como ceguera, sordera y deformaciones. Si la mujer está contagiada con VIH, se deben tomar todas las medidas para que el bebé tenga la menor probabilidad de que se contagie, sobre todo en el momento del parto donde se tiene mayor riesgo, así como también se debe resaltar a la mamá que no podrá alimentar a su bebé.

Si una mujer que tenga VIH queda en embarazo y no se hace control prenatal, las posibilidades de contagio del bebé están entre el 25 % al 45 %; de dos embarazos uno puede llegar a infectarse y en caso de tomarse todas las medidas la probabilidad de que el bebé se infecte es del 2 %.

El principal objetivo de los controles es disminuir la mortalidad materna, la posibilidad de un parto pre término antes de las 40 a 37 semanas establecidas como normales para un parto seguro

Otras enfermedades

En la identificación de los riesgos que puede tener una mujer durante el embarazo o al momento del parto hay tres enfermedades que pueden poner en peligro la vida de la mujer, una de ellas es la preeclamsia o la hipertensión inducida por el embarazo, las infecciones o sepsis, bien sea por infecciones urinarias o en el líquido amniótico y las hemorragias.

Estas son las mayores complicaciones que pueden llevar al evento de una mortalidad materna y sobre esto es que se buscan riesgos en los controles y en caso de identificar de manera temprana una condición de estas, las mujeres deben ser remitidas a la atención en un centro médico de tercero o cuarto nivel.

Desde el mismo inicio de la gestación, el médico puede detectar patologías que exijan a la mujer ver al especialista con mayor frecuencia