Contraloría pone la lupa en contratos de megacolegios

Los siete colegios que fueron declarados en incumplimiento tienen un valor cercano a los $46.000 millones.

A través de la estrategia Compromiso Colombia, la Contraloría General de la Nación le pone la lupa al proceso de cesión de los contratos de construcción de siete megacolegios, que se declararon en incumplimiento en el departamento, cuyas obras tendrían un valor de $46.000 millones.

La estrategia que se realizará por parte de la entidad de control busca acompañar la ejecución de obras vitales de infraestructura para el país bajo la modalidad de evaluación concertada, en donde la Contraloría servirá como facilitadora en la ejecución de proyectos que presentan complicaciones, dando prioridad a las obras de infraestructura educativa que se encuentran dentro del Fondo de Financiamiento de Infraestructura Educativa del Ministerio de Educación.

“Hay dos escenarios, primero el de vigilancia que se hace por parte de la Contraloría General que es a través de las auditorías que están elaborando desde el sector social y desde el sector de infraestructura estamos impulsando esta nueva estrategia, para verificar la adjudicación de estos nuevos contratos y que los recursos se ejecuten de manera oportuna y adecuada. La estrategia está enfocada en sacar adelante estas obras que impactan en los sectores como la educación o salud y estamos atendiendo este tema relacionado con la población que se está viendo afectada con los retrasos de las obras de las instituciones educativas”, explicó Luis Carlos Pineda Téllez, contralor delegado para la participación ciudadana de la Contraloría General de la República.

La preocupación del ente de control radica en el retraso que presentan algunas de las obras, principalmente las que fueron demolidas en su totalidad, como son las corresponden a los municipios de Santa Rosa de Cabal con los colegios Atanasio Girardot y Labouré; en Apía las instituciones educativas Sagrada Familia y Santo Tomás de Aquino; en La Virginia se declararon en incumplimiento el Bernardo Arias Trujillo y Alfonso López Pumarejo y finalmente el colegio Las Tasas en Marsella, los cuales fueron demolidos hace más de dos años y no pasaron de la fase de diseños.

Así mismo Pineda Téllez explicó que a través de las auditorías se determinará a qué se deben los retrasos en los contratos y de la voluntad que existe por parte de los actores implicados en la ejecución de los mismos, como son el Ministerio de Educación, las entidades territoriales y la constructora.

Dentro de la estrategia Compromiso Colombia se llevan a cabo dos procesos, uno tiene que ver con el control fiscal del sistema participativo, con el cual se convoca a la ciudadanía a hacer la veeduría correpondiente a todos estos procesos y el otro tiene que ver con el control que realizan los delegados de la Contraloría.

Otros procesos

Igualmente el organismo de control está haciendo el seguimiento a proyectos con algún tipo de complicación relacionados con obras de construcción, ampliación de capacidad y mejoramiento en general de los aeropuertos de Providencia, Leticia, Pasto, Armenia y Popayán, por cerca de $566.000 millones.

Adicionalmente, la Contraloría busca impulsar el cumplimiento de los objetivos a cargo de las entidades vigiladas, de manera efectiva y oportuna, con el fin de que la ciudadanía reciba a tiempo los beneficios de las políticas públicas.

Para cumplir con este fin, ha promovido acuerdos con entidades como el Fondo de Financiamiento de Infraestructura Educativa, el Ministerio de Minas y la Agencia de Desarrollo Rural, para garantizar el cumplimiento de proyectos fundamentales como la construcción de 231 colegios, 32 proyectos de soluciones energética y 40 pozos profundos en la alta y media Guajira, por valor superior a los $1,8 billones.