MEJORES UNIVERSIDADES, Retos de la educación superior que propenden a la excelencia educativa

La contingencia por el virus evidenció ciertas necesidades académicas que las universidades deben afrontar.

La propagación de la pandemia ha dejado unos retos educativos que buscan elevar la calidad académica y ofrecer a los aspirantes a ser profesionales, un conjunto de herramientas, conocimientos y experiencias que aporten a la formación integral de los estudiantes.

Si bien el virus COVID-19 impactó a todo el mundo y sus diferentes sector influyentes en la economía, salud y educación, ha sido una pandemia que tomó por sorpresa y casi que de manera abrupta el quehacer y la cotidianidad.

De manera específica el sector educativo ha tenido que planear y reorganizar propuestas para lograr continuar con el ejercicio académico, un arduo trabajo que pretende garantizar la calidad en la educación superior.

¿A qué se enfrenta la educación superior?
Como parte de este especial Mejores Universidades del Eje Cafetero que El Diario ha venido publicando, vale la pena conocer el estudio y análisis que hace una aproximación real de los cambios a los que este sector se ha enfrentado y lo retos que deberá afrontar para seguir ofreciendo calidad en los programas universitarios. Dicho trabajo realizado por Jorge Hernán Cárdenas S. de Oportunidad Estratégica, está soportado por datos e información del Observatorio de la Universidad Colombiana, la UNESCO, el Sistema Nacional de Información de Educación Superior – SNIES, International Finance Corporation, entre otros.

Algunas consideraciones
• La Educación superior se enfrenta a un desafío colosal. Según la Unesco hay un total de 1.400 millones de estudiantes que se ven afectados por la pandemia Covid-19, son el 80 por ciento de los estudiantes en todo el mundo.

• Las IES también deben repensar rápidamente como elevar la experiencia académica del estudiante en un ambiente en línea y minimizar las tasas de deserción; así como también mejorar los procesos de admisión para respaldar la liquidez de la institución.

• La pandemia puede estresar las finanzas de IES. Esta situación puede alterar fundamentalmente los “modelos de negocio” en la educación superior y alentar una aceptación más amplia de los modelos en línea.

• A corto plazo, muchas IES se enfrentarán a desafíos para garantizar la disponibilidad de sistemas, equipos y talento humano necesarios para desarrollar experiencias de aprendizaje en línea de todo valor y que puedan cumplir con los requisitos de graduación.

• El aprendizaje en línea se ha convertido en una necesidad en las sociedades actuales, donde además ya se presenta una creciente necesidad de encontrar nuevos arreglos flexibles de trabajo y estudio, que permitan a los trabajadores responder a la mejora continua y a la actualización que requiere mundo del trabajo. Luego la actual crisis puede conllevar a nuevos enfoques educativos hacia adelante.

Antes de la llegada del Covid -19, venía registrándose una gradual reducción en la demanda atribuida en parte por temas demográficos y en parte por la ampliación en la oferta de programas, nuevas IES y proveedores alternativos de propuestas educativas formales y no formales de menor duración y en línea y muchas otras opciones, nacionales e internacionales. A esto se suma el virus que afecta directamente la demanda de educación superior. La economía se contraerá y en algunos casos la prioridad será el trabajo y la productividad, por encima del estudio.

Pilares para el futuro

• Estrategia, operaciones y asociaciones. Las IES deben adoptar la digitalización como parte de su estrategia general para transformar las estructuras y procesos existentes, hacer cumplir el cambio digital y permitir la innovación y el espíritu empresarial.

• Instalaciones, infraestructura y campus. La digitalización debe integrarse en los activos físicos de la universidad.

• Educación e investigación digital. Las universidades necesitan establecer una amplia gama de iniciativas digitales, no solo cursos en línea.