Los cambios a los que se vieron enfrentados los servicios exequiales producto de la pandemia

Las funerarias del país deben cumplir con unos lineamientos establecidos por el Ministerio de Salud, que obliga a restringir la acumulación de personas en los actos funerarios y velar así por un protocolo que contribuya a la mitigación de casos positivos para Covid-19.

El virus que se tomó al mundo tocó los actos funerarios, velaciones, entierros y celebraciones eucarísticas, acontecimientos cargados de muchas emociones que hoy en día no se pueden llevar a cabo debido al aislamiento preventivo obligatorio existente en el territorio nacional.

Uso de la tecnología
Tanto para pagos virtuales, asesorías, como para actos fúnebres, las plataformas digitales tomaron fuerza en este sector el cual tuvo que cambiar su forma de operar frente a las pérdidas humanas, ya sea confirmadas o no, con Covid-19.

Muchos han optado por el uso de la tecnología para conectarse de manera virtual con familiares y amigos durante el proceso de duelo.

Todo cambió, practicar el distanciamiento social también es crucial en estos casos, se debe tener con el personal del establecimiento y el clero o la persona encargada de oficiar la ceremonia cuando se llevan a cabo servicios presenciales.

Considere modificar los ritos o rituales funerarios, evite tocar el cuerpo o las pertenencias de la persona fallecida u otros objetos ceremoniales, con el fin de preservar la seguridad de todos.
Vale recordar que los protocolos son importantes para garantizar la disminución de eventos adversos o situaciones de riesgo en el personal que trabaja en los centros de salud, sector salud, funerarios, autoridades policiales, judiciales, familia y comunidad en general” y que buscan la prevención de nuevos casos.

Duelos aplazados
La pandemia a nivel mundial ha llevado a familias enteras a posponer y vivir el duelo de una manera diferente, el hecho de no despedir los seres queridos como de costumbre y más allá de ello, tener que vivir dicho dolor desde el encerramiento en casa, hace más difícil la situación que se hacía más llevadera teniendo la compañía de familiares y amigos. Hoy los duelos son aplazados, lo entierros han cambiado, una situaciones jamás pensada que quedará para la historia de la humanidad.

Lo que la población debe tener presente
Según el Ministerio de Salud y Protección Social, para covid-19 la disposición final del cadáver será preferiblemente mediante cremación y solo en el caso en el que no se cuente con instalaciones para este procedimiento, se practicará la inhumación en sepultura o bóveda.

En la eventualidad en el que un deceso por covid-19 ocurra en la vivienda, lo primero a realizar es la notificación a la secretaria de salud, para que esta realice la  coordinación con la EPS respectiva y se efectúe el proceso de certificación del cadáver, toma de muestras, alistamiento y posteriormente entrega al servicio funerario.

Conmemoraciones jamás imaginadas se ven por estos días en la capital risaraldense debido a las medidas adoptadas para prevenir el contagio del Coronavirus.

 

La previsión exequial: Tranquilidad y confianza en momentos de COVID-19


Por: Guillermo J. Chaves Ocaña

Gerente La Ascensión S.A.
La previsión exequial hace parte de esos productos que deben ser patentados como MARCA PAÍS, país Colombia. Nace de la creatividad y el sentido social que nos caracteriza, nace de los funerarios que se encontraban día a día con familias que llegaban a pedir “fiado” un ataúd y un servicio funerario que por aquella época se disponía en la casa del difunto. No solo vivían el duelo por la muerte de su ser querido sino por la angustia de no tener el dinero que les permitiera darle cristiana sepultura.

No nos imaginamos que al finalizar la segunda década del siglo XXI, el sector funerario y de previsión exequial tuviera un giro en la operación del negocio como el que se presentó con la llegada de la COVID-19, somos testigos del cambio que ha tenido la actividad funeraria, el distanciamiento social, los protocolos para un servicio que no solo exigen cumplir con un “ritual” de bioseguridad sino con el dolor de las familias que no pudieron despedirse de sus seres queridos, duelos suspendidos en el tiempo -hasta nueva orden-.

Un virus que obliga a la reflexión y reinvención de todas las industrias, de la forma de producir, de vender, de interactuar con el cliente. Para el sector, de cara a la sociedad, ha sido una prueba más de la capacidad que tenemos para responder con los compromisos adquiridos en nuestros contratos y decirles a las familias que aquí estamos para ellas, cambiar el libreto y entender que esta es una época de dolores particulares, que los servicios cambiaron, que debemos tener mayor empatía con la persona que está del otro lado de la línea.

Es un momento histórico, es el momento de llevar un mensaje a la comunidad de la importancia de tener un plan de previsión exequial que brinde “tranquilidad y confianza” en esta coyuntura de angustia colectiva. Pensando en el bienestar de sus afiliados, La Ascensión S.A. pone a disposición el sitio web de la Compañía. De manera dinámica los afiliados podrán ingresar al portal de clientes, Whatsapp corporativo, radicar solicitudes, realizar trámites y acceder a los medios de pago en línea como Aval Pay, PayU y PSE para efectuar sus pagos de manera segura y tranquila desde la comodidad del hogar. Hemos hecho de la tecnología nuestro principal aliado, el puente de comunicación e interacción con nuestros clientes.
El aislamiento nos hace un llamado a la creatividad, a ofrecer productos y momentos “de y para” la vida, para compartir en familia, para el autocuidado, para transmitir mensajes de esperanza y ánimo mientras pasan los días.