Gas natural, una excelente inversión

Por ser el combustible más económico y eficiente, por la reducción de costos en su mantenimiento, por ser el sistema de combustión más limpio, al disminuir la emisión de gases contaminantes, más amigable con el medio ambiente; por todo ello y además porque tiene un desempeño similar a los demás combustibles existentes en el mercado; el gas natural es un combustible que trae consigo muchos beneficios para el medio ambiente.

El gas natural es uno de los combustibles fósiles, también conocidos como hidrocarburos. Este es más liviano que el aire, no es tóxico y no tiene sabor, color, ni olor, pero se le añade un odorizante para reconocerlo (producto con un olor característico que se incorpora a un gas para facilitar la detección de escapes).

Además, es menos inflamable que la mayoría de los combustibles de uso doméstico y no requiere procesos de transformación para su uso, lo que permite tener un costo realmente competitivo.

Por su composición y propiedades, el gas natural puede ser utilizado en diversas actividades, tanto a nivel productivo como de uso diario:

· Generación de calor en procesos industriales (como combustible).

· Combustible para vehículos: automóviles, camionetas, buses, grúas horquilla.

· Cogeneración: producción de energía eléctrica y vapor.

· Combustible doméstico para cocción de alimentos, calentamiento de agua y calefacción, entre otras aplicaciones.

Dentro de las características más destacadas que tiene el gas natural está que no es tóxico, este no produce envenenamiento al ser inhalado, deben tomarse precauciones en recintos cerrados. El gas natural es entre 35% a 40 % más liviano que el aire, lo que significa que se disipa en la atmósfera en caso de fuga, disminuyendo el peligro de explosión.

En su estado original el gas natural es insípido, incoloro e inodoro, es decir, no tiene sabor, color, ni olor. Por ello se agrega un compuesto: Mercaptano, que permite que las personas con sentido normal del olfato detecten su presencia.

Algunos beneficios

La baja emisión de partículas del gas natural permite reducir la contaminación del aire, respetando así todas las normas establecidas al respecto.

Debido a que el suministro de gas natural es continuo, usted no tendrá que preocuparse de solicitar el envío de cilindros.

Al presentar una combustión completa, el gas natural aumenta la vida útil de sus artefactos, al no dejar residuos sólidos ni líquidos.

Compartir