Escoja el momento perfecto para cursar un posgrado

Lo más importante es que exista la motivación y necesidad de estudiarlo en busca de fortalecer sus conocimientos. Si usted recientemente ha ingresado al mundo laboral, si lleva determinados años ejerciendo o si está por graduarse y tiene la duda sobre cuál es el mejor momento para continuar con su capacitación profesional, siga las siguientes recomendaciones.

Recuerde que la realización de un posgrado se debe considerar como una inversión a futuro, que más adelante puede beneficiar a un profesional, no solo en el desarrollo de sus capacidades y conocimiento, sino con una mejor retribución salarial.

A)  Experiencia y conocimiento: para formar un perfil profesional atractivo, es necesario combinar adecuadamente la preparación académica con la experiencia laboral. Esto debe realizarse con una medida equilibrada, donde no es recomendable, ni prepararse al extremo sin haber trabajado nunca, como tampoco, tener mucha experiencia laboral y no realizar ningún refuerzo académico.

B)   Campo de acción: mucha gente se prepara académicamente durante toda su vida en un núcleo del conocimiento en específico, sin haber trabajado nunca en este sector y desmotivándose de su preparación al conocer realmente el mundo laboral del campo profesional que se ha estudiado.

C)  Una inversión: muchos profesionales, al verse ubicados en un puesto de trabajo, consideran empezar a estudiar como un gasto más en su vida o inclusive como la forma de tener que decidir entre su empleo o el seguir estudiando. Considere que dejar su trabajo actual no es el fin del mundo y que si usted ha realizado una labor destacada, dejará las puertas abiertas para volver a su organización una vez usted haya realizado su posgrado.

D)   Planee su posgrado: una vez usted haya tomado la decisión de realizar su posgrado y haya conseguido los recursos económicos, académicos y el espacio para estudiar, piense finalmente en todos los documentos que necesita y los requisitos necesarios para llevar a cabo su posgrado. Esta planeación lo ayudará a saber si esta especialización, maestría o doctorado, es realmente lo que usted quiere  y le dará un espacio para idear su proyecto de vida a partir de este momento.

E)  Tenga en cuenta sus limitantes: considere los factores que pueden actuar en su contra a la hora de hacer un posgrado y haga una lista evaluando aquellas que son importantes. Considere, situación económica, social, sentimental, personal y familiar, de modo que usted pueda tener en cuenta todos los factores a la hora de tomar su decisión.

¿Posgrado a distancia o presencial?

Antes de decidir por la modalidad presencial u online hay que reflexionar acerca de sus necesidades y disponibilidad, así como su capacidad para hacer frente a los compromisos que supone cada una de las metodologías académicas.

Ambas opciones tienen sus ventajas y sus inconvenientes, pero antes de tomar una decisión hay que plantearse qué objetivo perseguir, cuál es la metodología que mejor se amolda a su forma de ser y otros aspectos como movilidad o disponibilidad horaria.

Años atrás la modalidad presencial era la única con la que contaban los estudiantes, pero el avance de las nuevas tecnologías ha hecho que muchos alumnos prefieran hoy la opción online. La cual se agudizo producto de la pandemia que completó un año de haber llegado a Colombia, lo cual dio paso a la virtualidad de manera acelerada.

Virtual: esto conlleva a la flexibilidad que ofrece esta modalidad de formación. La no dependencia de un horario y un espacio físico establecido hace que esta opción sea la preferida por quienes tienen que compaginar sus estudios con un trabajo o los que buscan conciliar formación y vida personal.

Una de las mayores ventajas para algunas personas que optan por este camino es que se evitan desplazamientos a una institución, ahorrando tiempo y dinero. Además, cada quien es dueño de su propio ritmo y estilo de aprendizaje. Un gran número de personas que eligen esta opción compaginan sus estudios con un trabajo, lo que les permite poner en práctica de manera inmediata en su entorno laboral los conocimientos adquiridos.

Presencial: este tiene como principal ventaja la interacción directa con los docentes y el resto del alumnado, lo que implica un mayor aporte de experiencias. Las instituciones que imparten este tipo de formación no requieren herramientas tecnológicas tan específicas como las que ofrecen los estudios virtuales, y para muchas personas esto supone que el proceso de aprendizaje sea más seguro y efectivo.

Esta permite interactuar constante y directamente con profesionales en otras áreas, lo cual abre espacio a una retroalimentación constante, así como al desarrollo de habilidades para el trabajo en equipo y nuevas oportunidades de relaciones personales o laborales.

Compartir