Cada 22 de abril el mundo rinde un homenaje al planeta

Cada 22 de abril se celebra El Día de La Tierra, esta fecha se institucionalizó a nivel mundial en 1970 para crear conciencia de la importancia de cuidar y preservar el planeta; las acciones y llamados que vienen haciendo los ambientalistas para contrarrestar el efecto invernadero que produce el calentamiento global y con ello el deshielo paulatino de glaciares, ha llevado a que se tomen medidas urgentes entre ellas el hacer un uso moderado de los vertimientos de residuos contaminantes en las cuencas hidrográficas, el control de las basuras con un debido reciclaje, evitar la tala indiscriminada de bosques, un pare a la minería ilegal que destruye las montañas y a la deforestación de los páramos como proveedores de afluentes hídricos naturales.

Cambio climático

Los cambios provocados por el hombre en la naturaleza, así como los crímenes que perturban la biodiversidad, como el cambio de uso del suelo, la producción agrícola y ganadera intensiva o el creciente comercio ilegal de vida silvestre, pueden aumentar el contacto y la transmisión de enfermedades infecciosas de animales a humanos (enfermedades zoonóticas).

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos cada 4 meses. De estas enfermedades, el 75% provienen de animales. Esto muestra las estrechas relaciones entre la salud humana, animal y ambiental.

Los vínculos específicos entre la salud y la biodiversidad incluyen posibles impactos en la nutrición, la investigación sanitaria y la medicina tradicional, la generación de nuevas enfermedades infecciosas y cambios significativos en la distribución de plantas, patógenos (organismos, incluidos virus, bacterias o quistes, capaces de causar una enfermedad), animales e incluso asentamientos humanos, algo que puede ser alentado debido al cambio climático.

Cada año, el mundo pierde 10 millones de hectáreas de bosques.

Acciones

Si bien desde cada uno de los hogares se debe tomar conciencia y entre las conversaciones en familia debe prevalecer los cuidados que se den deben tener y qué pasos a seguir, aún más será de las empresas privadas promover acciones que desde el interior de cada una de las organizaciones se socialice la importancia de proteger los recursos naturales para vivir.

Pero sin duda alguna la gran responsabilidad de contribuir con el cuidado de la tierra y los ecosistemas, recae sobre los gobiernos no solo nacionales sino departamentales y locales, puesto que deben ser los encargados de reglamentar y hacer seguimiento e inversión para poner en marcha estrategias contundentes y leyes para salvar la vida de todos los seres vivos, no se trata de sembrar árboles una vez al año, se trata de trabajar en equipo durante todos los días del año para salvaguardar el habitad de todos. Un compromiso real donde no se pase por encima de los demás y donde no primen los intereses personales y particulares.

Hoy más que nunca en este Día Internacional de la Madre Tierra cabe hacer hincapié en que se necesita un cambio hacia una economía más sostenible que funcione tanto para las personas como para el planeta.

Compartir