San Marcos se inunda cada vez que llueve

El hecho preocupa, pues cada vez que hay fuertes lluvias el sector se inunda debido al taponamiento de un colector que se conecta con el alcantarillado. De agosto a la fecha se han inundado cuatro veces, situación que también trae enfermedades por el estancamiento de las aguas.

“La semana pasada ocurrieron dos emergencias (miércoles y sábado), la de mayor afectación fue la del sábado que tuvo lugar en horas de la madrugada, perjudicando a 10 familias”, dijo Darío de Jesús Zapata Restrepo, edil de la Comuna San Joaquín.

Así pues, varias personas perdieron enseres, ropa, documentos y electrodomésticos, pues el agua no dio tiempo para que pudieran rescatar varias de sus pertenencias.

El problema

Según la comunidad, las inundaciones se presentan luego de que el colector sufriera un taponamiento debido a que el ducto se llenó de escombros, al parecer, esto se debe a una invasión que linda con el tramo que se ha visto más afectado (calle 14). “La empresa de Aguas y Aguas nos ha colaborado, arreglándonos la vía, pues el alcantarillado cedió el pasado mes de agosto, pero el problema interno continúa, se debe organizar el colector que es lo que nos tiene perjudicados”, aseguró el presidente de la JAC.

Una de la propuestas que tiene la junta para solventar la problemática, es que el descole se conecte a otra recámara, cambiando así, la ruta de las aguas residuales, pues por el colector pasan las aguas de los barrios Naranjal, Tinajas, parte del portal de San Joaquín I y San Marcos; la alcantarilla ya no soporta el flujo, lo que genera las inundaciones.

Reacciones

Raúl Ángel García Pineda: “El descole de este barrio está taponado, lo que generó que la calle colapsara porque el alcantarillado ya no soportaba la carga hídrica y el peso vehicular, Aguas y Aguas vino y sólo pavimentó la vía, pero necesitamos es que nos arreglen el descole”.

María Arnibia Taborda: “Supuestamente hicieron un trabajo, pero el problema continúa. Estamos muy preocupados porque el pantanero ha causado varias enfermedades, por eso esperamos soluciones contundentes”.

Margot Herrera: “Perdí dos colchones, ropa y la nevera. Y es que el aguacero del sábado no dio tiempo para nada, pues ocurrió a las 2:00 a. m. No hemos querido ni prender el televisor porque también se mojó”.

Yeison Andrés Gil:“El aguacero fue tan fuerte, que cuando nos dimos cuenta el agua nos llegaba a los tobillos; cuando logramos sacar varias cosas nos llegaba a las rodillas. Se nos perdieron algunos documentos, colchones y un equipo de sonido”.