Huertas caseras, emprendimiento para la comunidad

Son trece mujeres cabeza de hogar y el esposo de una de ellas los que comenzaron a recibir los beneficios de la obra del cable aéreo o Megacable que está en proceso. Cada lunes religiosamente, entre la una y las seis de la tarde, estas personas se reunían para aprender a cultivar huertas caseras y así ayudarse con la seguridad alimentaria de sus hogares y de paso “sembrar amistad y cosechar afectos”, como lo manifestó María Elena Murillo, gestora de dicho proyecto e integrante del equipo técnico del Megacable.

Fue así como el pasado lunes 30 de septiembre, en casa de Olga lucía Sepúlveda, concluyó el curso, después de dos meses de clases intensivas, formación que recibieron de una instructora de la Secretaría de Desarrollo Rural de Pereira. 

Las clases con el tiempo se convirtieron en el “parche de la comunidad”, donde los vecinos aprendieron a cultivar tomates, cebolla, zanahoria, repollo, apio, remolacha, lechuga y pimentón, lo que sin duda mejorará sus ingresos económicos o, por lo menos, les generará un buen ahorro a la hora de mercar la remesa semanal.

Proceso

El trabajo consistía en salir todo el grupo y visitar la casa de uno por uno de los compañeros y entre todos hacer la huerta. Una de las virtudes que lograron desarrollar al calor de esta actividad fue la unidad familiar. Dos de los alumnos más aplicados fueron la pareja constituida por William Díaz y Paula Naranjo, quienes ya antes tuvieron huerta y alcanzaron a vender el producto cosechado al pie de su casa, pero realizaron el proceso, no tanto por el deseo de perfeccionar sus conocimientos, sino para fortalecer los lazos de amistad con sus vecinos. 

Algo que también llamó la atención de María Elena, es que casi siempre las mamás iban con los niños y ellos escarbaban la tierra y ayudaban a cargar agua en los baldes.  “Había una señora que no era propietaria y quería hacer una huerta, entonces le enseñamos a hacer la huerta vertical para que pueda sembrarlo todo en materos y tarros, porque no puede disponer de la tierra que no le pertenece.  El resto sí son propietarios de minifundios, que antes estaban destinados por entero al cultivo de café”, dijo la contratista de la Alcaldía.

En la última clase, los estudiantes prepararon una rica ensalada de verduras asadas,  cultivadas por ellos mismos y se tomaron fotografías como testimonio del resultado alcanzado. 

Ahora no solamente saben cultivar hortalizas; lo más importante es que tienen nuevos proyectos de vida.  Sueñan con asociarse y crear sus emprendimientos comunitarios para venderle a los miles de visitantes que tendrá su comuna cuando entre en operación el Megacable.

Fueron diversos productos los que aprendieron a sembrar varias familias de la Comuna Villa Santana en Pereira

El proyecto estaba dirigido especialmente a madres cabeza de hogar

 

Para celebrar el proceso de aprendizaje, prepararon una ensalada con los productos que sembraron en el proceso

 

1 comentario en “Huertas caseras, emprendimiento para la comunidad”

  1. Definitivamente el Megacable es mucho más que un proyecto de movilidad, lo mejor es su impacto en la transformación social

Los comentarios están cerrados.