Ángel Gómez Giraldo

El pasado viernes 9 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer. Y esta palabra fue la más pronunciada por los hombres y todas aquellas personas que lo celebran por lo que es mujer, palabra pronunciada con el sentimiento y la emoción con que Neruda la ponía en sus versos y la decía en sus recitales. Mujer que es género de complemento en el propósito de ir hombro a hombro con el hombre para una equidad que se merece.

Personaje
Esta fecha y celebración nos dio la oportunidad para recordar a una mujer que aunque había nacido en Manizales en 1903 y graduada en la Escuela Normal de esta misma ciudad, se enamoró tanto de Pereira que buscó sus caminos hasta encontrarla y quedarse aquí para llegar a ser paradigma de educadora.

 

Como antes de conocer la ciudad ya la tenía en su corazón, le dio tanto cariño que se unió también a los pereiranos raizales en su civismo contribuyendo a hacerla una ciudad grande.

 

Aunque falleció en la ciudad de Cartago durante el año de 1958, la traemos a la memoria de la Perla del Otún cual paloma mensajera que va y viene por el mismo camino, para ser recordada por las viejas generaciones y ejemplo para las actuales.

 

Carlota Sánchez Marín es, pues, para muchos pereiranos un rosario de recuerdos.
Fue la fundadora y primera directora de la Escuela Complementaria de Pereira, subdirectora del Colegio Oficial de Señoritas, dirigió el colegio de Las Mercedes y el colegio Montessori.
Su nombre con el de María Rojas Tejada están escritos con letras de oro en la historia del Gimnasio Pereira del que fueron sus fundadoras.

 

El escritor e historiador Jaime Ochoa ha dicho que la señorita Carlota Sánchez Marín ejerció el magisterio durante 42 años con lujo de competencia, honestidad y con tanta vocación que gozó del reconocimiento de todos los habitantes de la querendona, y trasnochadora Pereira. Reconocieron su fervor educativo, su regia formación académica y su carácter directivo.

 

De verdad que su acción de docente fue tan destacada que la Gobernación de Caldas la condecoró con la Medalla General Santander y la ponderó como la mejor educadora de este departamento, en su momento.
Pereira también la llenó de honores al crear la Secretaría de Educación Municipal la Medalla al Mérito Educativo Carlota Sánchez Marín.

Ausencia
Su deceso sacó lágrimas de donde no las había: el magisterio y la ciudad se vistieron de riguroso luto ese día.
Pereira se había acostumbrado a ver a la maestra Carlota con una pulcritud de paloma blanca en el salón de clase, además seducida por ese civismo que movía a los pereiranos a inicios y mediados del siglo pasado.
Fue así como el gobierno local reconoció sus excelsas virtudes y pidió a las presentes y futuras generaciones de pereiranos que la imitaran.

 

Quizás por esto es que la capital de Risaralda cuenta con tan buenas maestras, profesoras y catedráticas.
Se recuerda igualmente que al morir, el gobierno municipal de esa época ordenó a través de un decreto que una de las escuelas próximas a inaugurarse llevara el nombre de Carlota Sánchez Marín.
Así se hizo, y por eso Pereira cuenta con una casa grande llamada Institución Educativa Carlota Sánchez Marín donde educa a sus nuevas generaciones.

 

Mujer, caudal de conocimientos. Institutriz que enseñó con caudal de sabiduría adquirida impulsada por su vocación de maestra.
La institución educativa Carlota Sánchez Marín data del año 1960 y aún es pebetero de instrucción que arde en el corazón de la ciudad misma.

 

Este autor inició hace algunos años una crónica dominical inspirado en la vida y obra de la educadora Carlota Sánchez y la inició con esta patética entrada como llamamos los comunicadores adscritos a los medios, el inicio de la noticia o de otros géneros periodísticos:
¿Cómo llegó Carlota Sánchez Marín al cielo? Como una santa que lo fue. Enseñando que las personas que no estudian no encuentran la salvación en ninguna parte de este mundo”.

 

Y más adelante esta aterciopelada consideración:
“Apenas ahora se viene a saber que la señorita Carlota Sánchez Marín tiene cupo reservado en la Casa del Padre para sus colegas, ya que desde el momento en que supo de la existencia de la maestra y poeta Gabriela Mistral, entendió que todas las mujeres de América dedicadas como ella a la enseñanza en las aulas, tienen ganado el cielo.
Carlota Sánchez Marín, amaste tanto a Pereira que fue tu mapa hecho con tiza blanca en el tablero de madera pintado de color negro. Mujer recuerdo y relicario de Pereira.

 

Carlota Sánchez consideraba que para una dama no había sino un hombre perfecto y un matrimonio católico. Como nada de esto consiguió murió soltera

1,677 total views, 17 views today