En fallo de segunda instancia que fue favorable al municipio de Pereira, el Juzgado Primero Penal del Circuito, ordenó la demolición un kiosco, una zona de BBQ, juegos infantiles, tres postes de energía y el retiro o demolición de la malla de cerramiento que se encuentra en el edificio La Alquería.

La administración comenzó con los trámites, para la recuperación de un terreno donde quedará ubicada una de las pilonas del proyecto cable aéreo, sin embargo, los residentes de esta propiedad horizontal habían interpuesto una acción de tutela, la cual fue fallada en segunda instancia.

La autoridad judicial no acogió los argumentos del accionante, según el cual, la determinación de la administración condenaría a los ciudadanos residentes en la propiedad horizontal a ser excluidos de los servicios públicos (agua-energía), siendo en este sentido la acción de tutela esencialmente preventiva con el fin de evitar esta vulneración. Así mismo, insistía en que el proceso policivo no se desarrolló con apego al debido proceso, siendo un abuso de la función pública en cabeza de los accionantes.

Desde la administración municipal manifestaron que ya iniciaron las gestiones, ante las empresas de servicios públicos, en este caso Aguas y Aguas y Empresa de Energía de Pereira, para que emitan los correspondientes conceptos técnicos para el traslado o modificación del tanque de agua y la reubicación de los postes de energía, todo ello con el fin de garantizar el acceso a estos servicios.