Avianca, de mal en peor

En un mundo tan competido, con tantas posibilidades para el cliente y donde el servicio es tan importante y tal vez la única manera de diferenciarse de la competencia, sorprende que una empresa como Avianca en vez de pensar en ampliar y mejorar su atención al usuario, lo que este haciendo es cerrando o deteriorando sus servicios.

Decimos esto ante el anuncio de la más importante compañía aérea del país, de clausurar la llamada “Sala VIP” que tenía en servicio desde hace muchos años, en el Aeropuerto Matecaña y, lo más grave, de no estar entre sus proyectos tener un espacio suficiente y cómodo en el nuevo terminal de pasajeros, para uso de sus viajeros especiales.

Aunque la “Sala VIP” que tenía Avianca en Pereira era un espacio minúsculo que se llenaba con cuatro viajeros y cuyos servicios ya habían sido recortados al mínimo al punto que ni siquiera el periódico del día ofrecía, no dejaba de ser un lugar socorrido por quienes tenían que aprovechar las largas y frecuentes esperas, para sentarse a hacer un trabajo urgente o consultar su computador.

No parece inexplicable entonces, y mucho menos aceptable, que mientras todas las empresas aéreas se esfuerzan por mejorar cada vez más su atención al cliente y ofrecerle más y mejores servicios que le permitan mantenerlo satisfecho y fidelizarlo, la más importante de ellas y que más pasajeros moviliza, esté recortando los pocos y muy limitados servicios que presta en Pereira.

No conocemos por supuesto, cuales son las “razones de orden comercial” que aduce la compañía para cerrar el espacio que tenía para ofrecerle un servicio especial a sus viajeros habituales y a quienes pagan un valor mayor para tener un trato diferencial, y para notificar que “tampoco se requiere un espacio en la nueva terminal para el servicio de sala VIP”; pero sorprende que mientras la ciudad hace un esfuerzo gigantesco para que las compañías aéreas tengan mayores y mejores áreas para su atención al cliente y para una mejor atención a los viajeros, Avianca esté recortando todavía más sus muy limitados servicios a los pasajeros.

Se esperaba que, con la puesta en servicio de la nueva, amplia y moderna terminal de pasajeros, en febrero o marzo próximos, también Avianca mejorara el espacio y los servicios para sus viajeros especiales, y tuviera una Sala VIP acorde con la importancia de la ciudad y el creciente tráfico de pasajeros que ella genera; lamentablemente todo indica que va a ser todo lo contrario.

Invitamos, pues, a Avianca a revisar la decisión de cerrar la actual “Sala VIP” y de tener en el nuevo terminal un espacio suficiente y adecuado para sus pasajeros especiales. La ciudad y Matecaña le han brindado a la empresa durante más de 50 años, sus mejores espacios y todas las condiciones locativas disponibles para su operación aérea, logística y de pasajeros, y no merecen, después del esfuerzo que se ha hecho para tener un nuevo terminal de pasajeros, para recuperar totalmente la pista y para instalar el ILS, el trato de segunda que se le quiere dar a sus habituales usuarios que salen de Pereira.     

4 comentarios en “Avianca, de mal en peor”

  1. Sr Humberto, las cosas no son para toda la vida, el ayer y el ahora deben cambiar, pero para bien. Si avianca es tan competente, que cambie para bien, no para acabar con lo poco que tenía. O será que el vídeo aquel, en el que alguien la declaraba en quiebra, resulto cierto?

Los comentarios están cerrados.