Vehículos seguros que contribuyen con el cuidado del medioambiente

Los últimos años los vehículos eléctricos han revolucionado la movilidad y han creado curiosidad entres compradores y fabricantes que han puesto sus ojos en diseños y equipamiento.

Aunque en Colombia y específicamente en Pereira son pocos los vehículos de circulan por la avenidas con estas características, en la ciudad existe una estación de servicio y carga para vehículos eléctricos llamada electrolinera, situado en la avenida La Independencia en el sector de Cuba.

Según datos de la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible, Andemos, entre enero y agosto del 2020 se comercializaron 2.521 vehículos eléctricos e híbridos, cifra que supera a la registrada en el mismo periodo del año 2019. Este indicador responde a la necesidad e interés de los colombianos por movilizarse en vehículos seguros.

Los vehículos eléctricos son el futuro de la tecnología automovilística, en un mundo que empieza a ser consciente de la necesidad de apostar por la movilidad sostenible.

Mitos sobre la movilidad eléctrica

Aún así, existen mitos alrededor de este tipo de vehículos y su circulación a nivel regional y nacional. Conozca algunos mitos:

1. El mantenimiento es muy costoso

Existe el imaginario de que el mantenimiento de este tipo de vehículos es incluso más costoso que el de los vehículos de combustión. La realidad es que los vehículos eléctricos tienen muchos menos componentes que un vehículo tradicional: ya que no es necesaria una transmisión o aceites lubricantes para su funcionamiento. Además, el ahorro en gasolina, convierten a este tipo de vehículos en la alternativa perfecta para movilizarse sin descuidar el bolsillo.

2. Las baterías tienen poca duración

Esta es una de las preocupaciones más frecuentes a la hora de comprar un vehículo eléctrico, sin embargo, el mercado ha evolucionado bastante y la calidad de los productos mejora cada vez más. Cabe resaltar que existen baterías que tienen una vida útil de hasta 1000 ciclos de carga, es decir, una duración de entre 3 a 5 años, de acuerdo con el uso.

3. Los vehículos eléctricos no brindan una buena experiencia de manejo

Los fabricantes y distribuidores ven como prioridad brindarles a los pilotos una buena experiencia con el vehículo, por ello, han trabajado de manera ardua para añadir tecnología que mejore la funcionalidad de los vehículos y que a su vez dé una mayor seguridad. Además, ofrecen datos inteligentes como el estado de la batería, rutas pasadas, estadísticas de velocidad y distancias, entre otros datos.

4. Los vehículos eléctricos no son de calidad superior

Frecuentemente se asocia a la movilidad eléctrica con mal funcionamiento, poca durabilidad o mala calidad. Sin embargo, los fabricantes y distribuidores no han escatimado esfuerzos en poner a disposición de los consumidores la mejor tecnología y funcionalidad.

5. Los motores no son lo suficientemente potentes

En este punto es oportuno tener en cuenta las necesidades de cada piloto; generalmente, vehículos como las bicicletas o patinetas eléctricas son utilizadas para la movilidad urbana, ya que son mucho más versátiles que los vehículos a combustión, pues evitan la congestión vehicular, en muchos casos los semáforos (al ser compartidos con los senderos peatonales), se estacionan mucho más fácil.

Un vehículo eléctrico tiene cero emisiones de efecto invernadero porque depende de una batería para alimentar su motor y no quema ningún combustible internamente. También requieren menos cantidad de líquidos dañinos y contaminantes, como el aceite de motor y refrigerantes.

Ventajas al tener uno

* Son poco ruidosos

Pocas veces se precisa que la contaminación acústica es uno de los grandes problemas en las urbes. En este caso, los vehículos eléctricos son menos ruidoso que los de gasolina, con lo cual es una ventaja añadida para aquellos más concienciados con la calidad de vida en las grandes ciudades.

* Autonomía en la circulación

Entre las ventajas más notorias de este tipo de vehículos destaca la ausencia de restricciones de circulación. En concreto, en Colombia la movilidad opera a través de la figura del ‘pico y placa’. Además, reducen a menos de la mitad el costo de combustible, tienen baja contaminación auditiva y reducen la emisión de gases contaminantes.

* Más baratos

En comparación con los vehículos de carburante tradicional, estos son más económicos de mantener, ya que al contar con una mecánica menos complicada sufren menos averías. A la hora de equipararlos en cuanto a gastos de consumo, los los vehículos eléctricos también presentan más ventajas que los de gasolina o diésel.

* Batería más verde

Debe cambiar las baterías tanto en un automóvil típico como en uno eléctrico a su debido tiempo, pero descartar la batería de un eléctrico es menos contaminante que la de un típico. Además, cargará la batería de su automóvil eléctrico en la red eléctrica de su región, lo que significa que si la red es limpia, su vehículo funcionará esencialmente con energía limpia.

* Batería auxiliar

Sirve para proveer en electricidad el carro antes de que se encienda la batería de tracción. También da energía a los sistemas auxiliares del vehículo. Es una clásica batería de 12 V como las que usan los de gasolina, diésel o híbridos.

* Toma de corriente o puerto de carga

Permite la conexión del carro a un punto de carga, ya sea una toma de corriente doméstica, una wallbox o un cargador rápido público.

Compartir