¿Cómo frenar bien en su moto sobre diversas superficies?

La calidad de las llantas es muy importante, sobre todo la delantera que es donde recae el peso de la motocicleta al frenar.

La técnica de frenado, además de implicar una serie de conocimientos técnicos, requiere habilidad, experiencia y cierto reconocimiento del vehículo en cuanto a propiedades como la sensibilidad de los frenos, el peso de la motocicleta o el estado de las llantas. Por eso los expertos recomiendan en primer lugar la cautela y la previsión.

Se debe evaluar constantemente el entorno, el estado de la calle y las condiciones de la motocicleta para estar más tranquilo al momento de frenar. La llanta se comporta distinto según sea su calidad y es fundamental al momento de frenar pues no todas brindan el suficiente agarre, lo que reduce los tiempos de maniobra y da como resultado una situación de alto riesgo.

Tips de frenado

Asfalto seco
• Ayuda al agarre de las llantas, es una superficie ideal para frenar con más seguridad.
• Es bueno tener precaución y no activar muy bruscamente el freno delantero porque se puede producir un bloqueo de la llanta. Es decir, que se quede quieta.
• La velocidad es siempre enemiga, por más que nos sintamos seguros rondando por una superficie como el asfalto seco.

Asfalto mojado
• Es tres veces más liso que el asfalto seco.
• Sobre asfalto mojado se disminuye la capacidad de agarre de las llantas.
• La mejor recomendación es bajar la velocidad para evadir obstáculos y aumentar la capacidad de reacción.

El asfalto arenoso
• Es, incluso, más liso que el mojado.
• Todo motociclista debe saber que una superficie arenosa se comporta casi como que hubiera una mancha de aceite sobre la carretera.
• En este tipo de terrenos es imprescindible una velocidad moderada pues las posibilidades de resbalar son altas, sobre todo en las curvas o con la activación brusca de los frenos.

Hormigón
• Aunque son escasas, existen y se comportan distinto al asfalto.
• En este tipo de superficies el agarre de las llantas es menor.
• Lo recomendable es manejar conservando la distancia con relación a los obstáculos o a los vehículos para que haya más tiempo de reacción para el frenado.