Claves para salvar la pintura tras un accidente

Para salvar la pintura tras un accidente, es ideal acudir inmeadiatamente a un taller especializado. En caso de no ser posible, el golpe debe mantenerse totalmente limpio. Si está de viaje, cubra el vehículo para evitar que el daño sea peor.

Tras un accidente vehicular, la pintura es la que mayor daño recibe. Es importante que sea revisada y arreglada lo más pronto posible para evitar un mayor deterioro del carro. Así que, la primera acción, luego de un suceso como este, es llevar el auto a un taller profesional.

Tips

A) Si no puede acudir a un taller inmediatamente, mantén el carro limpio: se debe evaluar si la superficie cuenta con suciedad  u otros componentes que puedan generar en la carrocería algún grado de corrosión. Hacer este análisis es importante, ya que permite detectar la suciedad acumulada y evitar el daño de la pintura y la oxidación de la superficie. Para eliminar tales manchas, es clave secar las superficies con toallas suaves o trapos de gamuza.

B) No permita que el carro sea polichado: evite hacerlo cuando el carro tiene un golpe, esto disminuye la capa protectora de la pintura. Pulir o aplicar cera sin lavar la superficie, utilizar agua caliente y esponjas abrasivas o utilizar los mismos productos con los que limpiamos la casa o la ropa pueden  decolorar y manchar la superficie, hasta causar daños a largo plazo.

C) Acudir a talleres certificados: es conveniente elegir proveedores de servicios en carrocería y pintura certificados que garanticen excelentes resultados en la reparación. Es importante que trabajen con profesionales capacitados y con productos de repintado automotriz de calidad.