¿Cómo cuidar la pintura de mi carro?

Lave el carro
cada 4 semanas

Lavar el el carro a menudo es vital para mantener la pintura como el primer día, ademas se cumple la misión indispensable de eliminar sustancias dañinas que se depositan sobre la pinturadurante el uso cotidiano. Estas sustancias pueden ser excrementos de ave, restos de insectos, alquitrán del asfalto, gasolina y aceites. Una exposición prolongada de la pinturaa estas sustancias puede dañarla de forma muy grave. Para lavarlo lo mejor es hacerlo a mano empleando los productos adecuados, como champús específicos para carrocerías y bayetas y toallas de microfibra que no dañen la pintura. Después de viajes largos es muy recomendable lavar el carro para eliminar la multitud de insectos que impactan en la parte delantera o la sal de la carretera que se proyecta en los bajos del vehículo.

 

No lo deje estacionado
en la calle

Los intensos rayos del sol pueden ser muy perjudiciales para la pintura. Los colores que más sufren son aquellos muy vivos, por ejemplo los rojos, amarillos o azules sólidos. Es bastante frecuente ver carros rojos comidos por el sol que han adquirido un color rosáceo y mate. En otros colores el desgaste por el sol no es tan evidente, por lo menos por cuanto a pigmentación se refiere, pero los rayos ultravioleta afectan también al brillo de la pintura, por lo que exposiciones prolongadas provocan el matizado progresivo de la pintura. Si su carro va a estar parqueado en la calle durante un tiempo más o menos prolongado, procure que esté en un lugar resguardado del sol.

 

Lugares sin
aglomeraciones

En las ciudades no es tarea fácil encontrar un sitio para estacionar. Ademas, la gente suele ir muy apresurada y parquea en el primer sitio que encuentran, sea o no adecuado. La falta de espacio, las prisas y la falta de cuidado de otros usuarios pueden provocar pequeños daños en la pintura de su vehículo. 

 

Evite los autolavados

Los autolavados, si bien son muy rápidos y cómodos, son muy poco delicados con la pintura de su carro. La acción de los rodillos, golpeando y arrastrando las cerdas del cepillo por la pintura genera una abrasión en la misma en forma de micro arañazos. Si el autolavado está viejo y descuidado la abrasión de la pintura será mucho mayor. Estos micro arañazos, cuando son muy numerosos, son muy visibles al sol, sobretodo en carros oscuros. Provocan unos reflejos en la pintura que parece como si estuviera cubierta por una tela de araña.

 

No use productos
inadecuados

Un lavado a mano con productos inadecuados puede ser igual de dañino, o más, que lavar el carro en un autolavado. Por poner algunos ejemplos, es frecuente ver usar un cepillo de barrer viejo, o una esponja, o incluso, un estropajo para enjabonar el carro… Estos elementos no son nada delicados con la pintura y pueden arañarla, sobre todo los estropajos. Tampoco es recomendable usar lavavajillas para lavar la carrocería. este producto pueden dejar manchas en la pintura. La mejor opción es emplear champús especiales ya que tienen un Ph correcto y estas diseñados para eliminar las sustancias mas frecuentes de encontrar en un carro y enjabonar y secar con bayetas y toallas de microfibra.

 

No estacione bajo árboles

La tentación de parquear bajo un árbol puede ser irresistible por la sombra que produce, pero debe tener en cuenta algunos aspectos que hacen que hacerlo sea mas perjudicial que beneficioso:

– Los arboles pueden desprender resinas que se adhieren a la pintura. Esa resina es realmente difícil de eliminar con un simple lavado.

– Los arboles son lugares frecuentados por aves e insectos. Los excrementos de las aves son especialmente peligrosos para la pintura.

 

Cuidados especiales para la pintura

Descontamine y encere la pintura cada 3 meses

– A pesar de todas las precauciones anteriores, es inevitable que la pintura se contamine levemente y sufra un ligero desgaste, aunque sea mínimo. Es conveniente realizar un tratamiento descontaminante y encerado de la pintura cada 3 o 6 meses, según el uso.

– El descontaminado elimina sustancias que se adhieren fuertemente a la pintura y que no se eliminan con un lavado convencional. Estos contaminantes pueden ser polución atmosférica, diferentes pulverizados, resinas de árbol, oxidación.

– Después de descontaminar la pintura es conveniente encerar la superficie. El encerado proporciona una película de unas pocas micras de espesor sobre la pintura que la protege y le devuelve el brillo que haya podido perder. Además actúa como repelente del agua y la suciedad.

 

Pula la pintura

El pulido consiste en eliminar la capa superficial de la pintura (donde se encuentran los daños) por medio de una pasta abrasiva y la acción de una pulidora. El pulido restaura la superficie de la pintura, eliminando pequeños arañazos y marcas, y devuelve completamente el brillo perdido. Después de un pulido es recomendable encerar la pintura para protegerla. Si reparas los daños de la pintura según se vayan produciendo, será mucho mas fácil repararlos y podrás ahorrarte algún dinero.