Según estudios una de cada cuatro personas posee algún tipo de vehículo hoy en día, una cifra que ha venido aumentando y seguirá creciendo aún más debido a las facilidades de acceso a todo tipo de vehículos y a las necesidades de las personas.

 

Los seguros ayudan a reducir el costo o efecto de una pérdida causada por una variedad de riesgos. Estos permiten acumular fondos para tenerlos disponibles en casos de pérdida o situaciones que demanden cubrir gastos impredecibles.

 

El SOAT
Lo primero que hay que dejar claro es que el SOAT (Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito) no es lo mismo que una póliza vehicular.

 

Este es un requisito que deben tener todos los vehículos que transiten por el país. Este seguro cubre los daños corporales que se causen a las personas en accidentes de tránsito, garantizando la prestación de servicios médicos, indemnización por incapacidad permanente o muerte, gastos funerarios y de ambulancia hasta por los montos establecidos en las normas vigentes.

 

Por su parte, el seguro de automóviles es voluntario y cubre al propietario del vehículo en caso de que el automotor sufra daños totales o parciales por causa de un accidente, sea hurtado en su totalidad o en algunas de sus partes u ocasione daños a bienes de terceros o lesiones y muerte a terceras personas.

 

En estos casos, “la compañía de seguros otorga al asegurado una protección para garantizar la reparación del vehículo, una indemnización monetaria o en especie, el pago de gastos legales u otros beneficios según corresponda a lo pactado en la póliza”, según la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda.

 

Importancia de los seguros
El beneficio más importante que tiene una póliza de automóviles es la Responsabilidad Civil Extracontractual, mediante esta cobertura se cubren todos los perjuicios patrimoniales y Extrapatrimoniales que cause el asegurado a terceros con su vehículo con motivo de un accidente (Daños a bienes de Terceros y muerte o lesiones a una o más personas).

Son muchos los beneficios que se tiene al adquirir un seguro para vehículos, quizás para muchos es un gasto, pero cuando haces un análisis relacionando los riesgos con la inversión de asegurar tu patrimonio, entonces prima cuidar el patrimonio por el cual usted se ha esforzado.

 

Si el propietario del vehículo no tiene seguro le tocaría asumir estos costos de su propio bolsillo o patrimonio que en muchos casos son sumas de dinero elevadas, en consecuencia si contrata un seguro solo paga una prima anual que es muy mínima frente a otros costos por no tener seguro.

¿Cómo tomar una póliza?
Debe tener en cuenta principalmente que tenga una buena cobertura del vehículo en caso de pérdida total o hurto, y de siniestros con terceras personas.

Luego de eso se revisan los beneficios extras o plus que ofrece la aseguradora, para tener mayor cuidado del patrimonio.

 

Tipos de póliza
Las compañías de seguros ofrecen una gran variedad de pólizas para proteger su vehículo. Estas pólizas difieren entre sí por el tipo de coberturas básicas que ofrecen, el número y tipo de coberturas adicionales o servicios de asistencia que el asegurado puede adquirir.

 

• Pólizas Individuales. Las pólizas individuales son aquellas adquiridas por un único tomador con el fin de cubrir un solo vehículo. Para estas pólizas, el asegurado puede ser o no el mismo tomador y en ellas solo se ampara al vehículo asegurado. Es importante aclarar que no existe diferencia en la prestación del servicio por parte de las aseguradoras para pólizas colectivas o individuales.

 

• Particular. Su propósito es proteger a los vehículos automotores cuyo uso no genere una retribución económica y cuya finalidad sea el uso particular únicamente.

 

• Pólizas Colectivas. En este tipo de pólizas, un único tomador del seguro puede asegurar los vehículos de un grupo de personas que tienen un vínculo en común como trabajar para la misma empresa, estar afiliadas a una cooperativa, ser los deudores de una financiera o un banco, entre otros.

 

• Servicio Público. El propósito de estas pólizas es proteger a los automotores destinados al transporte de pasajeros y/o carga. En esta categoría se encuentran las pólizas para buses, taxis, transporte intermunicipal, camiones, etc. Es común en el sector asegurador que existan diferencias entre las pólizas para servicio particular y aquellas ofrecidas al servicio público, porque las necesidades de los propietarios de uno y otro vehículo son diferentes.

 

Requisitos
Las aseguradoras tienen ciertas exigencias para aprobar la póliza del vehículo, y para precisar el valor de ella, se decide a partir de la tarjeta de propiedad de la moto o carro.

 

Luego de esto si el propietario ya hizo su decisión final por la cotización presentada, entonces se solicita diligencie un formulario que se llama SARLAFT, este formato es requerido por la superfinanciera a fin de verificar que la procedencia de los bienes del asegurado no provengan de operaciones ilícitas (Lavado de activos por actividades como Narcotráfico y el apoyo al terrorismo).

 

Paso seguido es proceder a inspeccionar el vehículo para verificar su estado, en caso de ser usado. Si el vehículo es nuevo no necesita inspección.

 

El carro pasa a un centro de diagnóstico especializado, en el cual se le hará revisión externa, mecánica, eléctrica con el fin de comprobar que el auto este en óptimas condiciones y sea viable a la aprobación, y luego de esto el usuario tiene un plazo de 15 a 30 días para pagar la prima de la póliza.

 

Algunas aseguradoras poseen todo un tipo de trabajos para preparara su asistencia 24 horas al día con asistencia con servicios de grúas, abogados, conductores elegidos y hasta mecánicos.

 

10 Claves para la conducción segura y responsable

 

Conducir tiene riesgos. Conoce y aplica estas recomendaciones para que estés seguro al manejar.

 

1.  Realiza el mantenimiento preventivo
Tu vehículo requiere revisiones periódicas para evitar daños futuros. Recuerda que cada tres, o seis meses, debes revisar las llantas, la batería, los frenos, el sistema de iluminación, la suspensión, entre otras partes de tu carro o moto.

 

2. Mantente bien equipado 
Es vital que siempre lleves contigo elementos de seguridad pasiva. Estos son los artefactos que debes usar para mitigar las lesiones en un accidente. Por ejemplo, si te movilizas en carro, no puede faltarte el cinturón de seguridad, un apoyacabeza adecuado en tu silla y el airbag. Si vas en moto, debes llevar casco, guantes, botas, gafas protectoras, chaqueta, etc.

 

3. Seguridad activa
En esta se incluye todo lo que tiene tu carro para que tu conducción sea segura, como por ejemplo los frenos, las luces o la dirección. Úsalos de manera responsable y adecuada.

 

 

 

 

4. Ojo a la temperatura
Es fundamental porque de ella depende que te mantengas despierto y en actitud preventiva. El calor produce somnolencia e incomodidad, mientras que el frío hace que recojas tu cuerpo y pierdas capacidad de reacción. Tengas moto o carro, asegúrate de tenerla bien regulada.

 

5. Actitud responsable y preventiva
8 % de los accidentes se dan por causas relacionadas con la vía, 9 % con el vehículo y 83 % con el factor humano. ¡Todo está en ti! Conserva la distancia, adelántate solo cuando sea posible, respeta las señales de tránsito, no excedas los límites de velocidad y no uses el celular mientras manejas.

 

6. Dale prioridad al peatón y al ciclista
Estos dos actores son los más vulnerables en la vía por las condiciones en las que se transportan. Asegúrate de respetar sus derechos y darles espacio.

 

7.  Kit de carretera
En Colombia es obligatorio y no tenerlo, o tenerlo incompleto, te acarrea una multa. Consulta los elementos que debe tener en el sitio web del Ministerio de Transporte.

 

8. Mascotas
Si tienes carro, no las lleves adelante y, en lo posible, busca a otra persona que esté pendiente de ellas para que no se conviertan en distractores. Además, evita que saquen la cabeza por la ventana. Si conduces moto, no la lleves contigo.

 

 

 

9. Papeles al día
Mantén tus documentos en orden. Si una autoridad de tránsito te pide el SOAT, por ejemplo, y lo tienes vencido, recibirás una multa y expondrás peligrosamente tu integridad, la de tus acompañantes y la de quienes estén en la vía.

 

10. Plan en caso de accidente de tránsito
Los accidentes son, a veces, inevitables.  Cuando sufras alguno, trata de mantener la calma, verifica el estado de las personas involucradas —si están heridas— y solicita asistencia médica al 123 o al #767 si vas por carretera.

 

Revisión  
No olvides el mantenimiento preventivo a tu vehículo, en aspectos como:
› Alineación y balanceo
› Cambio de aceite
› Revisión del sistema de refrigeración
› Revisión del sistema de dirección y suspensión
› Cambio del filtro
› Revisión del sistema de frenos
› Revisión de llantas
› Rotación de llantas
› Revisión de batería y sistema eléctrico
› Revisión general del motor
› Lubricación de puertas

 

Recuerda: no dejes volar tu mente mientras manejas. ¡Mantenla en el volante y en el asfalto!

 

Descubre estas y otras claves para vivir mejor en blog.segurossura.com.co

1,132 total views, 3 views today