19.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

Vuelven las mariposas amarillas de Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez perseveró incansablemente en la creación de la novela «En agosto nos vemos» hasta que sus fuerzas lo permitieron. Ahora, a una década de su fallecimiento, y tras mantener este manuscrito resguardado durante mucho tiempo, se revela al público sin ninguna adición que no estuviera presente en sus apuntes.

Así lo confirmaron el martes en Madrid los hijos del distinguido Premio Nobel de Literatura colombiano, Gonzalo y Rodrigo García Barcha, durante la conferencia de prensa de presentación de la novela inédita de su padre. La obra se publica a nivel mundial en español el miércoles 6 de marzo, fecha en la que García Márquez hubiera cumplido 97 años, con una tirada inicial de 250,000 ejemplares.

La publicación de ‘En agosto nos vemos’ (Random House) ha generado una expectación inmensa, según afirmó la editora Pilar Reyes en el evento celebrado en la sede central del Instituto Cervantes en Madrid. Destacó que la historia que García Márquez dejó estaba completa.

La génesis de la obra data del 18 de marzo de 1999, cuando se dio a conocer que García Márquez trabajaba en un nuevo libro que inicialmente se concebía como cinco relatos independientes con una misma protagonista: Ana Magdalena Bach.

La agente literaria Carmen Balcells informó a Cristóbal Pera, editor de García Márquez, acerca de una novela inédita que carecía de un final claro. Pidió que lo alentara a concluirlo. Sin embargo, el escritor colombiano le mostró tres capítulos y aseguró tener el párrafo final, al menos en la versión que trabajaba en el verano de 2010.

La pérdida de memoria que sufrió García Márquez en sus últimos días le impedía ensamblar todas las piezas y correcciones. La revisión del texto se convirtió en la mejor manera de ocupar sus días haciendo lo que más amaba, según detalla Cristóbal Pera en el prefacio de la novela.

Gonzalo y Rodrigo García Barcha aseguran que ‘En agosto nos vemos’ representa el último esfuerzo de su padre por seguir creando a pesar de las adversidades. Consideran que tal vez la falta de facultades le impidió darse cuenta de la calidad de esta obra.

Aunque García Márquez expresó en su momento que el libro no tenía valor y debía ser destruido, sus hijos no le hicieron caso. Aunque lo dejaron de lado y archivado, al releerlo años después de su fallecimiento, descubrieron en esta historia lo más destacado de la obra de su padre: su capacidad de invención, la poesía del lenguaje y su narrativa cautivadora.

A pesar de que ‘Memorias de mis putas tristes’ fue la última ficción que publicó en vida, durante más de una década estuvo trabajando en la historia protagonizada por una mujer, algo poco común en su literatura. La novela explora la sexualidad y el deseo de una mujer de más de 40 años durante su viaje anual a la isla donde está enterrada su madre.

Aunque una mujer como protagonista no era usual en su literatura, Gabriel García Márquez se consideraba «un feminista en la forma en que conducía su vida», según relató su hijo Gonzalo. Recordó que su madre fue una mujer fuerte que no se dejó aplastar por la fama de su esposo.

Los hijos de Gabo aseguran que en la novela publicada ahora «no se ha realizado un trabajo de edición que requiriera agregar frases», ya que la historia, aunque quizás un poco dispersa, estaba completa.

Este texto, que está en las librerías desde este miércoles, es «el último superviviente» de la obra de García Márquez. Sus hijos han decidido no dejar cabos sueltos para que la obra completa del Premio Nobel colombiano esté disponible para los lectores, dejando en sus manos la decisión de si cometieron errores o no.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -