¿Vacuna o Anti-Vacuna? la pregunta recurrente de la “nueva normalidad”

Actualmente los grupos anti-vacunas han generado brotes de enfermedades que se creían controladas y casi erradicadas como el sarampión, que ha generado 37 muertes en Europa (hasta el 2018).

La primera vacuna proviene de 1796, cuando Edward Jenner descubrió la manera de proteger a las personas de la viruela. El último caso de una última persona reportada con viruela fue en 1977 y en 1980 la Organización Mundial de Salud (OMS) anunció que se había erradicado esta enfermedad.

Ésta ha sido a la fecha la primera y única vez en la historia que se declaró la erradicación de una enfermedad infecciosa del planeta. Nos tomó 184 años para controlar esta enfermedad

Cada vacuna debe pasar pruebas extensas y rigurosas que garantizan su seguridad antes de ser utilizada en un programa de vacunación. La primera vacuna desarrollada contra el COVID-19 -en el año 2020 – fue la de Pfizer-BioNTech, para la cual se otorgó autorización en diciembre de 2020 para uso en emergencias por parte de la OMS. Fue una vacuna aprobada en tiempo récord desde que comenzara el brote de esta enfermedad (un año).

Sin embargo, el camino que queda por recorrer es bastante largo: Aún no se conoce completamente la enfermedad causada por el Coronavirus (SARS -CoV2). Por ejemplo: ¿Síntomas definitivos para su detección?, ¿Qué ocurre con las personas que contraen el COVID -19?, ¿Quién tiene mayor riesgo?, ¿Hay efectos a largo plazo?

Antes de la crisis y emergencia sanitaria actuales, el tema de la vacunación toma más relevancia, pero el hecho de poner en duda la aplicación de una vacuna es un fenómeno anterior. La manera en la cual se transmiten las enfermedades en relación con el control de epidemias hace que estas decisiones no impliquen solamente un riesgo a nivel personal si no pueden llegar a tener efectos globales. La existencia de población no vacunada ha generado brotes de enfermedades que se creían controladas y casi erradicadas. Por ejemplo, el sarampión ha generado 37 muertes en Europa (hasta el 2018).

En este contexto es importante resaltar que en nuestra sociedad y los esquemas de vacunación infantil ha permitido la inmunización en la población mediante vacunas que cuentan con la seguridad y eficacia necesarias para el control de brotes en el nivel mundial.

“Es aún más vital en estos momentos realizar una inmunización para el actual virus que nos ataca, aduciendo necesariamente la seguridad y efectividad de las vacunas desarrolladas hasta la fecha para protegerse contra el COVID que sobrepasa los falsos argumentos no sustentados de los movimientos anti-vacunas, con respecto a la seguridad de las mismas” concluyó Luz Helena Vargas, Asociada Directora de la Práctica de Derecho Sanitario & Farmacéutico en CMS Rodríguez-Azuero.

Compartir