19.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

Uribe nos extraditó por «miedo a la verdad»: Mancuso

Salvatore Mancuso escribió una dura carta en contra del expresidente Álvaro Uribe Vélez en donde responde a las diferentes declaraciones que ha hecho el ex mandatario paisa.

A lo primero que hace la carta del exjefe paramilitar es a los señalamientos de Uribe cuando dice que el regreso de Mancuso al país hace parte de una serie de complots en contra de él, incluyendo la manipulación de testigos.

«Sr. expresidente Uribe, nunca he llamado a nadie para orientar versiones ni testimonios. De hecho, no soy yo quien está involucrado en procesos judiciales. Por ese motivo, no soy yo quien tiene esas prácticas de enviar a terceros a inducir falsos testimonios. La opinión pública sabe quién, entre usted y yo, recurre a esas turbias prácticas», dice en la carta.

En la misiva indica que su verdadero motivo de regreso al país es el arraigo que tiene al nacer colombiano y su compromiso con la paz y la reconciliación. En ese punto aprovecha para extender la invitación al expresidente a hacer parte de la JEP y contribuir al perdón y a los procesos de paz que se adelantan en el país, para salir del «callejón sin salida» al que nos condujeron los sabotajes a los procesos de paz.

«Regresé porque soy colombiano y este es mi país. Pagué mi condena en Estados Unidos y renuncié a mi solicitud de protección internacional. Regresé porque creo en la urgencia de una agenda de paz que cierre del todo nuestros eternos ciclos de violencia. Retorno con el único propósito de contribuir a la paz de Colombia y a seguir respondiéndole a las víctimas de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia», agregó.

Asimismo, Salvatore Mancuso instaurará una denuncia penal en contra de Uribe para que el expresidente aporte ante las autoridades las pruebas que confirmen los señalamientos en su contra.

«Es por ello que esta misma semana presentaré, sobre la base de sus afirmaciones, denuncia penal en su contra para que se aclaren o conozcan los motivos por los cuales usted hace esa clase de afirmaciones. Para que proceda a hacer llegar a las autoridades competentes las supuestas pruebas de sus infundios y formalice una denuncia, si es cierto que tiene esa información», anotó Mancuso.

Mancuso, cuya figura ha estado envuelta en la polémica dada su historia como comandante de grupos paramilitares en Colombia, expresó su conocimiento profundo sobre las estrategias de insinuación y estigmatización, describiéndolas como armas de guerra. «Conozco esa forma de insinuar y crear condiciones propicias para que otro haga el trabajo sucio. La estigmatización como arma de guerra. Lo hicimos por su gobierno durante años», declaró Mancuso, aludiendo a prácticas bajo el gobierno de Uribe.

La tensión entre Mancuso y Uribe se agudiza con las recientes publicaciones del expresidente en redes sociales, que Mancuso interpreta como un llamado velado a sus seguidores más radicales para que lo consideren un blanco. «Sé que esos mensajes son la forma de avivar las furias de mucha gente de gatillo fácil, que sigue sus mismos principios ideológicos y mesiánicos», afirmó Mancuso, destacando la peligrosidad de ser percibido como una figura incómoda para los seguidores de Uribe.

La preocupación por su seguridad se ha convertido en un tema central para Mancuso, quien públicamente ha pedido a Uribe que detenga lo que describe como una campaña para incentivar un «linchamiento social» y convertirlo en un «objetivo militar». Estas declaraciones subrayan el clima de tensión y la polarización que caracterizan al actual panorama político colombiano, en el cual figuras del pasado conflictivo del país buscan reinventarse en roles que contribuyan a la paz, mientras enfrentan resistencias y desafíos significativos.

La designación de Mancuso como gestor de paz ha generado un amplio espectro de reacciones, desde la esperanza en algunos sectores por su posible contribución al proceso de paz en Colombia, hasta el escepticismo y la crítica por parte de quienes cuestionan la reinserción de antiguos líderes paramilitares en la vida política y civil del país. Las acusaciones de Mancuso hacia Uribe añaden una capa más de complejidad a la ya intrincada transición de Colombia hacia la paz y la reconciliación.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -