19.8 C
Pereira
miércoles, julio 24, 2024

Un pícaro con más de un siglo

Con un rejo para ganado que utiliza como bastón, don Abraham Elias Trejos Pinzón, a sus 106 años, se mueve de un lado a otro por toda la casa donde vive junto a su hija en el barrio Bosques de la Acuarela en Dosquebradas, desde hace dos años, este es el punto de reunión de toda la familia en torno al centenario hombre que conserva sus recuerdos y una picardía digna de un muchacho de 15 años.

El 7 de junio de 1918 es la fecha de nacimiento que aparece en los documentos de este abuelo, aunque él asegura que son 107, ya que en esa época a los niños los registraban un año después, lo que lo hace un de las personas más longevas de todo el departamento, sino es el de más edad. La casa de una partera, en la vereda El Higo de Quinchía, fue el lugar del alumbramiento, aunque se crió en la vereda Moreta, donde hizo la primera comunión y estudió sus primeros años de escuela.

Abraham es un hombre lleno de historias, cuenta en medio de pausas como su padre no lo dejó hacer grado quinto, así como la vez que se le escapó porque le estaba ‘tirando muy duro’ en las labores del campo. Recuerda vívidamente cuando pagó servicio militar en 1939, así como formó parte de la banda de guerra, entrenamiento que le sirvió años después, cuando intentaron matarlo por ser Liberal en la época de la violencia. Su vida giró alrededor de ser agricultor, aunque también trabajó mucho para la alcaldía municipal, fue líder social y participante activo de la Semana Santa representando a Pilatos en más de una ocasión.

Al hablar del amor y la vida marital Trejos Pinzón se declara un afortunado, ya que conoció a la madre de sus hijos con la que se casó y vivió muchos años, la describe como una mujer muy buena; años después de enviudar se volvió a casar, aunque corrió con la misma suerte, su esposa, menor que él falleció primero.

Al ser campesino de cuna, Abraham Elias ama su tierra, dice que ha vivido muy bueno y que no hay un secreto para vivir tanto, sino que es voluntad divina; sus chequeos médicos son asombrosos, a pesar de que la edad le está quitando la vista en un ojo y la audición en el oído izquierdo, no tiene más achaques y eso que fuma tabaco desde los 5 años de edad, sea directamente del habano o por medio de la pipa, sus hijos creen que su resistencia puede ser heredada, ya que la madre de él también fumaba por montones y que los galenos les recomendaron no quitárselo, porque es completamente parte de su vida. Él come de todo, no tiene una dieta específica, a pesar de que solo le quedan algunos dientes, ruñe hueso y come pescado sin problemas, además de declararse enamorado del café.

La familia

Este hombre que es todo un ejemplo ha inspirado a sus hijos, yernos, nueras, nietos, bisnietos y sobrinos; muestra de ello son dos poemas escritos por la esposa de uno de sus hijos, el primero para la celebración de sus 100 años y el segundo para el que le celebraron este fin de semana que pasó. Como anécdota, mientras esta entrevista era realizada en el andén de la casa, una joven oriunda de Quinchía que estaba buscando una dirección se acercó a preguntar y lo reconoció, ya que es toda una figura pública en el municipio, pero sin saberlo y hablando un par de minutos se dieron cuenta que era la bisnieta de una prima del ilustre caballero en cuestión.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -