18.4 C
Pereira
lunes, septiembre 26, 2022

Polémica por ausencia de Colombia en asamblea de la OEA contra Nicaragua

El gobierno de Gustavo Petro ha recibido fuertes críticas en las últimas horas por cuenta de la ausencia de la delegación colombiana en el consejo permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en la que los países condenaron la represión en Nicaragua.

En una sesión extraordinaria llevada a cabo el viernes, el consejo permanente adoptó una resolución sobre la situación en dicho país, con 27 votos a favor de los 34 miembros activos, uno en contra (San Vicente y las Granadinas) y cuatro abstenciones (Bolivia, El Salvador, Honduras y México).

La OEA condenó específicamente al gobierno de Daniel Ortega por “el hostigamiento” a la Iglesia católica y la persecución a la prensa y a las oenegés. Así mismo, exigió al gobierno que libere a los presos políticos.

Sin embargo, durante la sesión hubo dos ausencias importantes: la de Nicaragua, como era de esperar, y la de Colombia.

Desde el pasado 8 de julio, el presidente Gustavo Petro designó a Luis Ernesto Vargas como nuevo embajador del país ante la OEA, en reemplazo de Alejandro Ordóñez, designado por el gobierno del expresidente Duque y quien se despidió de la Organización el pasado 3 de agosto.

En un comentario en su cuenta de Twitter, Vargas respondió por qué no hubo funcionarios presentes y afirmó que no han presentado los documentos requeridos para asumir el cargo en la OEA de manera oficial.

“Alguien empezó a culparnos como funcionarios sin que aún lo seamos. No hemos sido nombrados, mucho menos hemos presentado documentos para la posesión pero ya nos están imputando omisiones”, escribió tras ser indagado por la ausencia del país en las votaciones.

Cabe recordar, además, que el presidente Petro designó esta semana a León Fredy Muñoz como nuevo embajador de Colombia en dicho país, quien dejó claro que su prioridad será restablecer las relaciones entre ambas naciones.

“Con los vientos del cambio se abren las puertas para que nuestro país vuelva a la hermandad en Latinoamérica (…). El restablecimiento de las relaciones con Nicaragua será una realidad”, escribió tras ser designado en el cargo.

Reacciones tras la ausencia

Uno de los primeros en emitir su crítica tras la ausencia en la sesión de la OEA fue el excandidato presidencial Sergio Fajardo, quien escribió en su cuenta de Twitter que “es una gran vergüenza” que el país se abstenga de condenar la situación de la represión en dicha nación centroamericana.

“La posición de Colombia frente a la situación en Nicaragua, al abstenerse de condenar la aberrante y violación sistemática de derechos humanos del gobierno de Ortega, es una gran vergüenza. Así no”, escribió.

También hubo críticas por parte de otros sectores de oposición. Andrés Forero, representante a la Cámara por el Centro Demócrático, escribió en Twitter: “Pesaron más las afinidades ideológicas que la defensa de la Carta Democrática”.

El exviceministro Rafael Nieto Loaiza escribió: “Empiezan mal, como era de esperarse, este gobierno y esta Cancillería”.

¿Qué está pasando en Nicaragua?

Y es que la situación en dicho país es crítica. Las autoridades de Nicaragua han ordenado el cierre de al menos 958 organizaciones de la sociedad civil desde la revuelta popular de abril de 2018.

Ortega consideró aquellas protestas un fallido golpe de Estado promovido por la oposición con el apoyo de Washington y la complicidad de los obispos.

El gobierno nicaragüense critica a los sacerdotes desde las protestas por haber dado refugio a los manifestantes heridos o que huían de la represión que se saldó con 355 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La presidenta de la CIDH, Julissa Mantilla Falcón, denunció en la sesión del viernes «la nueva arremetida contra la Iglesia» y el caso del obispo Rolando Álvarez, retenido en la curia y a quien la vicepresidenta y esposa de Ortega, Rosario Murillo, acusa de cometer «crímenes de lesa espiritualidad».

Y la prensa también se halla bajo ataque. “La escalada represiva contra la prensa independiente ha generado zonas de silencio mediático» y el acceso a las fuentes periodísticas se ha convertido en un calvario «por el temor generalizado de la población a expresarse», aseguró la presidenta de la CIDH.

La OEA, por tanto, pidió que Nicaragua «cese la persecución y la intimidación de la prensa independiente y garantice el ejercicio del derecho a la libertad de expresión”.

Además, Nicaragua debe «liberar de inmediato a todos los presos políticos», insistió la OEA, en alusión a unos 190 opositores detenidos, entre ellos siete exaspirantes a la presidencia que buscaban retar a Ortega en las elecciones de noviembre, en las que el exguerrillero obtuvo su cuarto mandato consecutivo.

Cabe recordar que Ortega anunció el retiro de Nicaragua de la OEA, pero la Organización le recordó que debe cumplir con sus obligaciones hasta el 18 de noviembre de 2023, cuando se haría efectiva su retirada.EFE

 

 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

Últimos días en Berlín

Un alcalde para Dosquebradas

- Advertisement -