23.3 C
Pereira
lunes, mayo 27, 2024

Los plásticos, una epidemia que amenaza las aguas de Malpelo

Tras más de 40 horas de navegación en compañía de delfines, atunes y mantarrayas, en Malpelo el Arctic Sunrise, el buque emblemático de Greenpeace, arribó al santuario de fauna y flora de la isla Malpelo, en el Pacífico colombiano. Sin embargo, lo que esperaban encontrar como un paraíso natural se vio ensombrecido por la presencia alarmante de siete tipos de plásticos y actividades de pesca ilegal.

Acompañados por científicos, ingenieros y fotógrafos, los ambientalistas documentaron la presencia de una multitud de desechos plásticos, desde botellas y bolsas hasta pañales y restos de pesca, flotando en las corrientes marinas. Además, detectaron barcos de pesca ilegal operando en zonas designadas como áreas de protección.

Tatiana Céspedes, coordinadora de campañas de Greenpeace en Colombia, expresó su asombro ante esta situación: «Estábamos a 500 kilómetros de la orilla y es increíble que en un lugar tan recóndito como la isla Malpelo encontremos estos residuos que se pudieron haber dispuesto mejor desde la casa».

Uno de los hallazgos más preocupantes fue el descubrimiento de microplásticos en las aguas del santuario. Utilizando una ‘Manta Net’, los activistas pudieron identificar estos diminutos fragmentos de plástico, los cuales representan una amenaza para la vida marina, incluyendo tortugas, tiburones y ballenas.

«En el mundo hay millones de tipos de plásticos, pero se clasifican en siete más importantes. El análisis nos arrojó que esos siete tipos estaban flotando en aguas colombianas afectando tortugas, tiburones y ballenas», señaló Céspedes.

La expedición, que contó con la participación de aproximadamente 30 tripulantes de 14 nacionalidades diferentes, resalta la urgencia de abordar el problema de la contaminación plástica y la pesca ilegal en los océanos. Además, marca la primera vez que el Arctic Sunrise realiza una misión en Colombia, con el objetivo de llamar la atención sobre la protección del Pacífico colombiano y promover la ratificación del Tratado Global de los Océanos.

Sofía Gómez, la apneísta colombiana que acompañó la expedición, compartió sus impresiones: «Nadie se imagina lo que pasa en nuestro océano. Siento que, como casi todos viven en el interior del país, creen que el mar está muy lejano y si no lo ven no lo cuidan, pero en realidad el cuidado del mar inicia desde casa».

La expedición fue realizada en colaboración con miembros de Parques Nacionales Naturales y la Fundación Malpelo, quienes también tomaron muestras para análisis detallados. «Debemos actuar, que los gobiernos se comprometan y que los ciudadanos entiendan que estos resultados son producto de malas prácticas con el plástico. Debemos tomar acciones urgentes para garantizar la salud y sostenibilidad de los océanos», concluyó Céspedes.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -