14.7 C
Pereira
martes, abril 23, 2024

HRW denuncia falta de protección para migrantes en el Tapón del Darién

En un contexto marcado por la crisis migratoria en América Latina, Human Rights Watch (HRW) ha alzado su voz para denunciar la falta de protección y asistencia a los migrantes que atraviesan el Tapón del Darién en su ruta hacia Estados Unidos. En un informe publicado este miércoles, HRW señala que las autoridades de Colombia y Panamá no están cumpliendo con su deber de proteger los derechos humanos de estos migrantes, ni tampoco investigan los abusos de los que son víctimas.

Según Juanita Goebertus, directora de HRW para las Américas, «Colombia y Panamá pueden y deben hacer más para proteger esos derechos, así como los de las comunidades locales que han sufrido años de abandono estatal». El informe, titulado ‘Abandonados en la selva: Protección y asistencia para migrantes y solicitantes de asilo en el Tapón del Darién’, destaca la insuficiencia de los esfuerzos para garantizar el acceso a alimentación, agua y servicios básicos de salud a los migrantes y a las comunidades locales afectadas por la situación.

Los delitos contra migrantes en el Darién, incluyendo casos de violencia sexual, «normalmente no son investigados ni castigados», revela el informe. Más de medio millón de personas cruzaron el Darién en 2023, incluyendo 113.000 menores de edad, y se espera que este año la cifra supere los 700.000.

La travesía por el Darién, una selva llena de peligros naturales y humanos, es emprendida principalmente por venezolanos, haitianos, ecuatorianos y personas de otros continentes como Asia y África. Sin embargo, el riesgo de violencia sexual y otros abusos es alarmante: más de 1.300 personas han denunciado haber sufrido violencia sexual entre abril de 2021 y enero de 2024, según Médicos Sin Fronteras (MSF).

HRW destaca la necesidad de que Colombia y Panamá tomen medidas concretas para proteger a los migrantes y garantizar el acceso a refugio y asistencia humanitaria. Se hace un llamado a ambos países para designar un alto funcionario o asesor encargado de la respuesta a la crisis humanitaria, así como para revertir las medidas que impiden el acceso a refugio y llevan a las personas a cruzar lugares peligrosos como el Darién.

Esta crisis humanitaria demanda una respuesta coordinada y urgente de toda la región. Los gobiernos latinoamericanos y de Estados Unidos no deben dejar solos a Colombia y Panamá frente a los desafíos del Tapón del Darién. Es hora de actuar con solidaridad y responsabilidad ante esta tragedia humanitaria que afecta a miles de personas en busca de un futuro mejor.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -