Alvaro Ramírez González

Columnista

Debo confesar que alguna vez sentí admiración por Vicky Dávila. Me parecía linda y muy franca y directa en su trabajo.

La decepción fue muy grande después de escucharla un buen tiempo cómo directora de la W Radio en su emisión del mediodía.

Para mí hoy, Vicky Dávila es la mata de la frivolidad y el oportunismo. Quizás pienso yo por tratar de recuperar celebridad, quizás también por qué no es misión ni obligación de los periodistas profundizar en sus análisis económicos, o sociológicos o políticos. ¡Simplemente preguntar!

Pero la tapa de la olla, fue una reciente carta pública que le envío Vicky Dávila al Presidente Duque, haciendo un muy mal perfil de su persona y su gobierno y exigiendo soluciones rápidas, que para el show serían maravillosas pero que en la realidad no son posibles en un país con división de poderes.

Una de las mejores tareas del gobierno Duque la ha hecho su ministro Botero desde la cartera de defensa. Reconstruir la moral de unas FF.AA. humilladas, no es tarea fácil.

Meterse al tiempo al Catatumbo, a Tumaco, al Cauca, a Arauca, al Putumayo y al bajo Cauca, a combatir y a desmantelar el terrorismo, ha sido una labor valerosa y muy efectiva en los resultados. Enfrentar unas Cortes corruptas y una legislación para pillos sin el apoyo del Congreso hoy “no enmermelado”, es demasiado difícil!

Esos territorios bajo el mandato Santos- Villegas fueron abandonados por el Estado y es por eso que llegamos a 209.000 hectáreas de coca. La fumigación aérea ha dado buena cuenta de 63.000 hectáreas de coca y eso para los bandidos es fatal; es su combustible económico. 1700 terroristas muertos y capturados, 3000 complejos coqueros destruidos y la muerte de alias Dani, Guacho, Orejas, Mercancla y Caparrapo, muestran que si es posible acabar las empresas delictivas y la coca.

Por primera vez los Estados Unidos reconocieron que esta vez sí está disminuyendo el área sembrada. Los satélites de la DEA no se equivocan.Vicky Dávila se atrevió a decirle a Botero, ¡Don Chapatin! Naturalmente su frívola y oportunista carta no produjo ni efecto ni respuesta alguna.

Reconstruir un país sin mermelada ni parcelación burocrática a favor de los congresistas es una tarea doblemente difícil. El manejo de los grandes problemas por parte de Duque ha sido juicioso y adecuado.

La alta Guajira está ya recibiendo agua y en un año tendrá agua por siempre. Electricaribe está resuelto y en ejecución  Las Autopistas 4G todas reestructuradas y ya en marcha.

Los túneles de La Línea estarán funcionando antes de un año. Los talleres Construyendo país han activado de nuevo ese fino tejido entre los gobiernos locales y el gobierno central. Es un estilo prudente, gerencial, no confrontacional y muy ejecutivo.

Pero ese sistema de gobierno no armoniza con el show mediático que a los gritos maneja Vicky Dávila. ¡Qué vergüenza su carta! Mostró su ignorancia, su frivolidad y su falta de respeto por instituciones y personas!

alragonz@yahoo.es

 

5
Deja Un Comentario

5 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más caliente
5 Autores de comentarios
el más nuevo más antiguo más votado
doctor Mata

Más chupa suelas no puede ser

Peaton

La unica zona donde no actua la fuerza publica ni las autoridades es el noreste de antioquia y Cordoba, el corredor mayorista de los narcotraficantes afines al uribismo. Es zona despejada!.

Carlos

Dr Alvaro, ud tiene razon de que la justicia en Colombia no funciona, si no hay que verlo a Ud que sus negocios no muy correctos con el Sr Antonio Correa, nunca fueron castigados ni llevados al estrado judicial porque como siempre el dinero lo puede todo. No hable ud de justicia que no le queda bien.

Joselolo

La señora Vicky debe mantener su chambita en la W , del eterno enmermelado Julito.

Roctaxia

Este país vive del cuento, que tal que todo lo que se comenta fuera verdad, no tendríamos mermeladas, ni guerrilla bandida, ni cortes corruptas, ya habíamos pasado la pagina y viviríamos en un paraíso, estos comentaristas más desacertados para donde , no conocen el país y viven hablando tochadas.