Para algunos padres simplemente basta con ir a la tienda de la esquina y seleccionar cada día un paquete de golosinas diferente, una gaseosa y un dulce. Para otros, es mejor comprar en el supermercado un paquete grande de papas fritas o patacones que alcance para la lonchera de toda la semana.

¿El resultado? Niños que no comen alimentos nutritivos ni adecuados para su desarrollo, pues no garantizan los elementos necesarios para crecer, formar sus huesos y dientes, o contar con energías suficientes. Pero lo más preocupante es que este tipo de lonchera no contribuye a crear buenos hábitos alimentarios que es la principal causa de la obesidad y el sobrepeso en la población colombiana.

Para la directora de Salud Pública de la secretaría de Salud de Risaralda, Yolima Sánchez Gutiérrez, “en la niñez se adquieren los principales hábitos alimentarios que perdurarán por el resto de la vida”.

De hecho la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia, Ensin, establece que la obesidad y sobrepeso es más frecuente en niños de 5 a 9 años. De acuerdo con la Ensin, la obesidad se presenta en el 5,2% de los niños de 5 a 9 años mientras que en los niños de 10 a 17 años es de 3.4%.

Una lonchera nutritiva debe contar con alimentos que estén en las guías alimentarias del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, conocidas como Gabas. Cada alimento tiene una función específica en el desarrollo de las diferentes partes del cuerpo y desempeñan un papel fundamental en el buen funcionamiento del organismo.

Así, los alimentos formadores son proteínas que ayudan a formar tejidos, huesos, músculos, sangre y defensas contra las enfermedades. A este grupo pertenecen las carnes, las leguminosas y los lácteos (leche, queso y derivados).

“Los alimentos reguladores son ricos en vitaminas y minerales indispensables para el crecimiento y el desarrollo. De este grupo forman parte los vegetales y las frutas. A la hora de preparar la lonchera se deben preferir las frutas”, priorizando las de cosecha señaló Sánchez Gutiérrez.

Finalmente, los alimentos energéticos son esenciales para suministrar a los niños la vitalidad que necesitan para crecer sanos, fuertes y vigorosos. En este grupo están las harinas, los cereales, los tubérculos, azúcares y grasas. De esta forma, no se puede desconocer que los postres, bocadillos, galletas, pan y tostadas son necesarias para los niños.

El problema está cuando estos se convierten en el único o en el mayor alimento que reciben y que pueden generar diferentes problemas, entre ellos la obesidad y la diabetes.

Claves para una lonchera saludable

Lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar la lonchera.

Debe tener tres alimentos claves: una bebida láctea (leche o yogur o queso), una fruta entera y un carbohidrato como galletas, ponqué o cereales.

Lavar muy bien las frutas.

La fruta debe ser entera y con cáscara para evitar la oxidación y aprovechar la fibra
Lavar la lonchera diariamente por dentro y por fuera. Termos, tapas y pitillos deben lavarse y desinfectarse para no contaminar las comidas.

Deben utilizarse alimentos frescos.

Los fritos en paquete no aportan nutrientes y quitan el hambre. Evitar las gaseosas.

10 razones para comer frutas y verduras

401 total views, 3 views today