Date
Martes, Diciembre 11 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
RISARALDA

Artículo leido 2768 veces.

La ablación, un tema del pasado
Publicado 24/11/2010

 

El 23 de noviembre pasará a la historia de Risaralda y de la cultura Embera Chamí, porque una decisión del cabildo mayor y toda su comunidad definió dejar atrás una práctica que los acompañó durante muchos años, a pesar de ser una tradición que no era propia y que afectó en mayor medida a las mujeres.

El contexto
La palabra ablación de clítoris en Risaralda antes del año 2008 no se escuchaba en la administración departamental, ni en las entidades de salud del departamento, y mucho menos en los medios de comunicación regionales, a pesar que de que en varias comunidades indígenas en especial las Embera Chamí, ya se practicaba de una forma regular desde hacía varios años en las recién nacidas, como una costumbre milenaria.


Sin embargo, la diputada Martha Cecilia Alzate logró con cifras concretas y reales que dicha comunidad empezara a pensar de otra forma esta tradición, una actividad cultural que iba en contra de los derechos de las mujeres recién nacidas, a quienes se les hacía una pequeña cirugía en sus genitales con el fin de retirarle el clítoris.


Uno de los mayores retos que se establecían era  hacerle entender a estas comunidades que esta manifestación no era colombiana, sino africana y que no se encontraba una línea histórica para conectarla, por lo tanto las mujeres no deberían seguir siendo impedidas de conservar su clítoris.


“Estamos muy complacidos de estar presenciando este compromiso por parte de la comunidad Embera Chamí, para erradicar una práctica que por años se ha desarrollado en esa comunidad y que hace parte de su cosmovisión y que ha dejado a muchas niñas recién nacidas sin el derecho a conservar su clítoris”, afirmó Martha Alzate, diputada.


Aunque para muchos el hecho de visibilizar esta práctica por parte de la diputada sólo iba a despertar manifestaciones culturales de rechazo de estas comunidades, por involucrarse en manifestaciones propias de estos indígenas, fue todo lo contrario, porque después del I Foro Iberoamericano Sobre la Ablación del Clítoris en las mujeres Embera Chamí en el 2008, en la Asamblea Departamental, surgió un proyecto de investigación llamado Embera Wera, que tuvo como principal función concientizar a todos sus pobladores de la importancia de erradicar esta manifestación.

“Esto es un momento histórico gracias al proyecto Embera Wera, porque las mujeres emberas se comprometieron con quitar esta práctica en las niñas”, agregó Martín Anziaga, presidente del Comité Regional Indígena de Risaralda, CRIR.

Qué significa

Para los propios ciudadanos de estas comunidades es un gran paso el erradicar esta práctica, porque significa fortalecer los derechos y deberes tanto de los hombres y especialmente el de las mujeres. 

“Esto es un gran paso en el fortalecimiento de nuestras comunidades Embera, haciendo referencia a las de Pueblo Rico y Mistrató, porque estamos reconociendo a la opinión pública que nos hemos dado cuenta que la ablación en las niñas indígenas no es una práctica de nosotros, y esto estaba ocurriendo por falta de conocimiento, de investigación”, explicó Anziaga.

Y para ellas
Las más satisfechas con esta decisión son las mujeres, a pesar de que muchas ya han tenido que pasar por esta situación, pero es una fortaleza para las generaciones futuras que no tendrán que ser sometidas a este tipo de intervención.

“No se puede negar que es un gran logro, porque esto fortalece los derechos nuestros entre ellos la igualdad. Cabe destacar que en épocas anteriores nuestro pensamiento no tenía importancia, se vivía una discriminación muy fuerte, por lo tanto se fortalecerán nuestras comunidades en especial las generaciones del futuro”, afirmó Solany Zapata, ex consejera indígena.

La sanción

Desde luego las sanciones también se empezarán a ejecutar siempre y cuando las cerca de 70 parteras que poseen las comunidades de Mistrató y Pueblo Rico decidan proseguir con la práctica de la ablación.


“Debe quedar muy claro que es una decisión general en la que todos estuvimos de acuerdo, por lo tanto las que vuelvan a realizar algún tipo de práctica de este tipo serán castigadas”, afirmó Martín Anziaga, presidente del CRIR.


Entre las sanciones que estarán dispuestas a llevarse a cabo con el Acuerdo 001 está el cepo, donde cumplirán penas de 72 a 24 horas encerradas entre otras disposiciones.

Quiénes faltan

De las siete comunidades Embera que hay en Risaralda quedan faltando cinco por firmar este acuerdo, entre ellas Marsella, Quinchía, Pereira, Belén de Umbría y Guática.


La ablación de clítoris o mutilación genital femenina es la eliminación de tejido de cualquier parte de los genitales femeninos por razones culturales, religiosas o cualquier otra no médica.

Esta práctica es conocida como curación de la mujer, es decir, librarla de no ser marimacha o lesbiana y privarla del placer en el momento de tener actos sexuales.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
4
1 votos
  Prom: 4
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 
1
1