Date
Viernes, Enero 20 - 2017 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
PERSONAJE
Villa Clareth resurgi贸 de las cenizas

Hace apenas unos años, el corregimiento de Villa Clareth en Pueblo Rico estaba a punto de desaparecer. Se había convertido en un pueblo fantasma, apenas habitado por cinco familias que se resistían a dejar sus propiedades a pesar de los embates de la violencia guerrillera.


Y no fueron pocos los episodios y amenazas que debieron soportar sus habitantes por la presencia de reductos de las Farc y del Eln. Incluso el asesinato en 1988 del concejal Juan Bautista Agudelo, en la vereda Palo Blanco, en una acción atribuida al frente Cacique Calarcá. En el momento del ataque, Agudelo se movilizab en un carrro junto con el entonces presidente del Concejo Orlando Rivera.


En su oportunidad la Defensoría del Pueblo hizo varios informes alertando sobre el riesgo en Villa Clareth y poniendo en evidencia los casos de amenaza y extorsión bajo los cuales se mantenía la población.


Lo cierto es que muchas fincas fueron abandonadas, lo mismo ocurrió con las casas del casco urbano y aún con los cupos en el colegio y la escuela. Estos planteles llegaron a tener solo 14 alumnos. En cuanto a la propiedad rural, el costo de la hectárea cayó a límites insospechados, con el agravante que no había quien comprara.


Este corregimiento fue fundado por colonizadores que se internaron en las montañas de Pueblo Rico en sus excursiones de caza y perdieron la ruta de regreso a la serranía de Belálcazar. Ante tal situación, aprovecharon un claro abierto en la selva para levantar sus chozas, dándole el nombre de Currumai.


Acerca del lugar del asentamiento, dice el historiador Alfredo Cardona Tobón: "El clima parecía benévolo, al menos estaba libre de bichos, el agua era abundante y la topografía era andable, como suelen decir nuestras gentes cuando se refieren a lomas no muy pronunciadas".


Más adelante señaló que "en 1940 un grupo numeroso llegó por carretera hasta más allá de Pueblo Rico y siguió por una trocha abierta por el arriero Erasmo González que llevaba al claro de Currumai. Al lado de los indígenas, los recién llegados ampliaron espacio para una plaza, construyeron casas de guadua de uno y dos pisos e instalaron un acueducto de latas de guadua".


Gracias a la exclusión de la presencia de la guerrilla y a las políticas de seguridad, Villa Clareth comenzó a resurgir de sus propias cenizas. Las familias empezaron a regresar. Y la prosperidad volvió a sentirse en los campos.


Hoy las 70 casas del casco urbano están todas habitadas. El colegio y la escuela tienen una matrícula de 140 alumnos para el año lectivo que está por comenzar. Y muchas familias campesinas volvieron a sus fincas en las veredas La Trinidad, El Rocío, La Sonora, El Danubio, entre otras.


El Alcalde de Pueblo Rico, Rubén Darío Ruiz, indica que el resurgimiento de Villa Clareth se evidencia también en la recuperación económica del corregimiento, gracias al florecimiento de cultivos de café, caña panelera, yuca para la extracción de almidón, cacao, entre otros productos.
En el casco urbano funciona un trapiche comunitario, el cual recibió una inversión de $40 millones para su reactivación, en beneficio de 25 familias de la Asociación de Paneleros. De igual manera se invirtieron $40 millones en el trapiche comunitario de Cuanza que es aprovechado por 15 asociados, se entregaron insumos (semillas, abonos y otros) a la Asociación de Cacaoteros y se está atendiendo de manera permanente los 25 kilómetros de la vía que separa al corregimiento de Pueblo Rico.


El Secretario de Gobierno, Mauricio González, destacó que hace mucho tiempo no se presentan problemas de violencia en el corregimiento y que tampoco hay presencia guerrillera en la zona, como se presentaba antes.


Incluso el Gobernador Sigifredo Salazar y el Alcalde Rubén Darío Ruiz estuvieron el pasado 31 de diciembre en Villa Clareth, celebrando con sus habitantes la llegada del nuevo año.
A este proceso se ha vinculado también la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, Cárder, que apoyó la campaña de embellecimiento de las fachadas, incluido el tempo parroquial.


Cincuenta viviendas fueron restauradas y pintadas en sus fachadas por la comunidad con el apoyo de la CARDER, la Alcaldía, la Policía, el Ejército y Homecenter, quienes entregaron alrededor de 200 tarros de pintura, madera y otros materiales para mejorar el aspecto de este hermoso corregimiento ubicado entre bellas montañas de gran riqueza ecosistémica. En esta actividad participaron alrededor de 150 personas, que aportaron la mano de obra.


El director de la Cárder, Leandro Jaramillo, dijo que se trata de “un hermoso territorio, donde sus familias están retornando, familias que habían abandonado sus predios hace más de 15 o 20 años están llegando de nuevo".


El apoyo oficial que ha recibido el corregimiento en esta nueva etapa de su vida, ha sido destacado por la propia comunidad que se siempre en otro ambiente, tal como lo señaló el presidente de la Junta de Acción Comuna, Gustavo Hernández. "Es importante que las instituciones locales y departamentales trabajen en pro de la comunidad sobre todo cuando estos sectores se encuentran alejados de los municipios", anotó.

 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT 漏 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducci贸n total o parcial, as铆 como su traducci贸n a cualquier idioma sin autorizaci贸n escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

08:56